LANÚS | ACTO CON COOPERATIVISTAS En su visita a Lanús, Cristina atacó a los fondos buitres

La presidenta de la Nación encabezó ayer un acto con cooperativistas en donde comparó a los denominados "fondos buitres" con las "ratas" del Riachuelo. "Acechan desde afuera a los argentinos para interrumpir un proceso político y económico que se ha reconocido en el trabajo", señaló Cristina. Además, aseguró que no tiene "enemigos".
"Los que tienen enemigos son los intereses del país", subrayó.

Por segunda semana consecutiva, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, visitó la región y volvió a defender las decisiones en materia económica implementadas por su gestión. Esta vez, la cita fue en Lanús donde la mandataria encabezó ayer un acto con cooperativistas en el que apuntó con dureza hacia los denominados "fondos buitres".

Cristina llegó cerca del mediodía al Ateneo Cristo Redentor, en Villa Jardín, acompañada por la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; el presidente provisional del Senado, José Pampuro; el vicegobernador de Buenos Aires, Alberto Balestrini y el intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez.

Unos minutos antes, la Presidenta había recorrido la costa del Riachuelo en donde varias cooperativas que integran el plan "Argentina Trabaja" vienen realizando trabajos sobre la margen del río.

"Los felicito a todos. Esos árboles plantados, este lugar donde ustedes se están capacitando también, el contralor que hacemos de nuestros chicos en materia sanitaria es parte de este formidable Plan que lanzamos hace meses y que hemos implementado con esperanza y esfuerzo no solamente por lograr que la gente tenga trabajo, sino que además se organice junto a otros", señaló la Presidenta ya durante el acto principal ante unas 700 personas que colmaron el patio cubierto del Ateneo.

Rodeada de banderas argentinas y de hombres y mujeres con las llamativas pecheras del "Argentina Trabaja", Cristina defendió su gestión y recalcó que el país "atravesó 2009, el año más difícil en la historia económica del mundo, con un éxito que otros no han podido lograr".

"Y no solamente ha sido gestión; ha sido un modelo económico, social, político y cultural que instalado desde el año 2003 ha priorizado la defensa de los intereses de los argentinos, por sobre todas las cosas", enfatizó ante el aplauso de los presentes.

En tanto, luego de las palabras para los cooperativistas se metió de lleno en el ataque hacia los fondos buitres, a quien comparó con las "ratas" del Riachuelo y recalcó que "van sobre países al borde del abismo y de la muerte".

"Una vez más acechan desde afuera a los argentinos para interrumpir un proceso político y económico que no solamente se ha reconocido en el trabajo y en la generación de riqueza, sino también en el desendeudamiento para que nunca más vuelvan a acogotarnos como lo habían hecho antes, cuando explotamos en 2001", apuntó Cristina.

Con gesto adusto y voz enérgica, características de sus últimos discursos, la Presidenta defendió la nueva apertura del canje de deuda – "para salir definitivamente del default", dijo- al tiempo que le pegó a "los políticos u otros sectores mediáticos que le hacen el juego" a los fondos.

Además, en defensa del pago de la deuda externa, al igual que la semana pasada durante el acto que encabezó en Avellaneda, volvió a criticar al radicalismo, al señalar que "el momento de analizar si la deuda dejada por la dictadura era legítima o ilegítima, era durante el primer gobierno democrático" por lo que indicó que "no hay manera de hablar de deuda ilegítima por más que suene lindo".

Asimismo, acusó a la UCR de dejar "al país al borde de la disolución y con menos de ocho mil millones de dólares en el Banco Central" y de hacer "un megacanje vergonzoso, que todavía la Justicia no ha terminado de investigar".

De todas formas, el ataque no sólo fue para el radicalismo. Solapadamente la crítica también fue para la jueza María José Sarmiento, la magistrada que dio pie a las presentaciones realizadas por la oposición para evitar la conformación del denominado Fondo del Bicentenario y la remoción del titular del BCRA, Martín Redrado.

"Que raro, cuando se pagan tasas del 15 o del 20 por ciento no hay juez que investigue, cuando se quiere pagar menos intereses allí intervienen para impedir que se constituyan esos fondos para pagar menos. ¡Qué Argentina tan extraña la nuestra!", castigó Cristina.

Por último, anunció la inauguración de cien escuelas públicas en marzo en todo el país y dio a entender que no buscará una reelección en 2011.

"Una Presidenta no tiene enemigos, los que tienen enemigos son los intereses del país, el que tiene enemigos es el modelo económico y social que ha permitido renacer a la Argentina. Esta Presidenta no tiene enemigos, porque, vamos, yo me voy en el 2011 y vendrá otro, pero les puedo asegurar que esos intereses están al acecho para volver a la vieja Argentina", concluyó la Presidenta antes de partir raudamente por la calle Warnes.

Comentá la nota