Langosta voraz ataca cosecha de soja del centro y sur bonaerense

Se trata de una plaga de tucuras que ya devoró miles de hectáreas de cultivos de grano grueso. El ministro de Asuntos Agrarios vista el lugar. La situación es desesperante

Una plaga de tucuras, insectos parecidos a las langostas, provistos de un poderoso aparato bucal masticador, continúa devorando miles de hectáreas de cultivos de soja, maíz y girasol en partidos del centro y sur bonaerense.

Técnicos del gobierno de la provincia de Buenos Aires y el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Emilio Monzó, recorrían hoy algunas zonas afectadas por las plagas para evaluar el "estadio" en que se encuentra el insecto, las pérdidas y organizar una campaña de prevención.

Así lo confirmó Norma Urruty, presidenta de la Sociedad Rural de Olavarría, una de las áreas en peligro por la plaga. "El viernes me llamó un productor de Laprida y me dijo que la tucura se había comido la soja en una superficie de cuatro mil hectáreas", advirtió la dirigente.

Urruty comprobó superficies arrasadas en las que "sólo quedó el palito" de la planta de soja. "Si no llueve, el cultivo no podrá recuperarse", advirtió al coincidir que el abandono de "las prácticas convencionales" de laboreo favorece la proliferación de esta especie.

La siembra directa no permite que la tierra se remueva y por lo tanto, tampoco se destruyen los huevos que deja la tucura latentes. La prolongada sequía, producto del episodio climático de La Niña que reactivó es otro factor que favoreció el desarrollo de la plaga.

Tanto la "mosquita" como la tucura adulta (llega a medir 13 centímetros) son los dos períodos del insecto más devastadores", aseguró el entomólogo Eduardo Parra, consultado en uno de los partidos afectados.

Tucura es un voz aborigen que significa que el insecto es semejante a la langosta, este última se encuentra localizada en el norte de la Argentina y controlado por barreras sanitarias.

El año pasado, la tucura atacó parte de Córdoba y su control químico ha puesto en peligro predadores naturales, como el "aguilucho langostero", desde 1996 por lo menos.

Se sabe que por su afición a la celulosa, la tucura no hace distinción de cultivos, y el interrogante es si la ausencia de lluvias podrá favorecer el nacimiento de dos generaciones en un mismo ciclo agrícola.

Algunos antiguos agricultores recordaron que desde la década del 50 que no se veía una amenaza de esta naturaleza. En la actualidad, Australia, ubicada en el hemisferio sur y con parecida agenda agrícola que Argentina, también enfrenta plagas de insectos similares a la tucura que habían puesto sus huevos en octubre.

La visita de los funcionarios provinciales surgió de una audiencia que mantuvieron con Monzó los intendentes de Coronel Pringles, Aldo Mensi; de Coronel Dorrego, Fabián Zorzano, y el secretario de Producción de Tres Arroyos, Guillermo Salim.

Algunas fuentes advierten que podría haber 300.000 hectáreas afectadas en Coronel Pringles y otras 100.000 estimadas en Coronel Dorrego. "Una iniciativa es la de fumigar por cuarteles, que son divisiones en los partidos, en realidad hace falta un combate en bloque", sostuvo Urruty.

Las esperanzas de los agricultores bonaerenses están puestas en la campaña de granos gruesos y ahora tienen la mirada en que los técnicos encuentren una solución para salvarla de esta plaga.

El sector en mayor riesgo abarca más de dos millones de hectáreas, considerada como zona endémica de ataques de tucura, y corresponde a los partidos de Azul, Coronel Pringles, General La Madrid, Guaminí, Laprida, Coronel Suárez, Tapalqué, Olavarría, General Alvear, Bolívar y Benito Juárez", entre otros, aseguraron técnicos del gobierno bonaerense.

Comentá la nota