Es lamentable que se intente cooptar intendentes con plata"

Aseguró que el proyecto de crear un banco regional de desarrollo, con financiamiento de la Nación, tiene "intencionalidad política". Afirmó que el gobernador Schiaretti tiene "diferencias importantes" con el kirchnerismo.
La intención de cuatro intendentes de ciudades importantes de crear un banco de desarrollo regional con financiamiento del kirchnerismo generó una réplica en la administración provincial. El ministro de Gobierno, Carlos Caserio, salió al cruce de la iniciativa y advirtió sobre sus motivaciones: "La creación de esta entidad busca crear un espacio de protagonismo político".

El titular de la cartera política provincial y presidente alterno del peronismo cordobés también le respondió al ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien en su visita a Córdoba acompañando a la presidenta Cristina Fernández, cuestionó al gobernador Juan Schiaretti. "Nosotros también tenemos diferencias muy importantes con el kirchnerismo", replicó Caserio.

El funcionario provincial manifestó que "analizarán" el proyecto de reforma política que enviará la semana próxima el Gobierno nacional al Congreso. "Si vemos que busca la transparencia del sistema político, lo apoyaremos. Caso contrario nos opondremos", advirtió.

–¿Le preocupa al Gobierno provincial que la Nación respalde la creación de un banco para financiar obras a intendentes cordobeses?

–En esto quiero ser muy claro. Al Gobierno provincial no le molesta ni puede impedir que los intendentes se reúnan para buscar alternativas para mejorar sus gestiones. Pero, está claro que este proyecto tiene una intencionalidad política. Caso contrario, los intendentes que lo impulsan deberían haber canalizado la idea de crear un banco regional a través de la Mesa Provincia-Municipios, que es el organismo en el cual están representados los intendentes de todas las fuerzas políticas de la provincia.

–¿Cuál es la intencionalidad política que ve detrás de este proyecto?

–Se busca crear un espacio de protagonismo político. Caso contrario, reitero, hubieran llevado esta iniciativa a la Mesa Provincia-Municipios para que se discuta entre todos los intendentes, junto al Gobierno provincial.

–¿Este futuro banco podría ser otra vía para que el kirchnerismo les envíe fondos a los intendentes que apoyen su proyecto político?

–Sería lamentable que el Gobierno nacional intente cooptar intendentes para su espacio político entregando plata a través de este nuevo organismo, que dicen van a crear. A pesar de que creemos que el proyecto de fundar una nueva entidad financiera es irrealizable en la práctica, lo lamentable sería que se utilice como herramienta de cooptación política de intendentes. Si esto ocurriera, sería el peor modo de comprar voluntades con recursos nacionales que nos pertenecen a todos. Este proyecto ha generado mucha preocupación en el resto de los intendentes de la provincia. Espero que los intendentes que fogonean esta iniciativa adviertan esta situación.

–En su momento, el intendente de Villa María, Eduardo Accastello, también acusó al Gobierno provincial de discriminar a los intendentes de su espacio político.

–Esto no es cierto. Este Gobierno provincial tiene el orgullo de poder decir que no hace diferencias políticas con los intendentes. En la Mesa Provincia-Municipios tienen representación todas las fuerzas políticas. Otra prueba es lo que sucede con el intendente de la ciudad de Córdoba, que no pertenece a nuestro partido, y sin embargo, lo apoyamos mucho en su gestión.

–¿Seguirá la buena relación con Giacomino, después de su participación en este proyecto de crear un banco regional financiado por los Kirchner?

–El gobernador Schiaretti ha dicho que quiere colaborar para cambiarle la cara a la ciudad de Córdoba, después de muchos años de disputas entre la Provincia y el intendente de turno. No creo que cambie de idea, porque además, fue una promesa de campaña. Si, les advertimos a los intendentes que están detrás de este proyecto que no se dejen usar para crear un espacio político. Y si lo hacen, que sea por una decisión política fundada y no a cambio de fondos para obras, que deberían llegar a la provincia sin condicionamiento de ningún tipo.

–Cuando parecía que había un acercamiento con la Nación, ¿lo sorprendió las declaraciones del ministro del Interior, en el sentido de que tienen diferencias importantes con el gobernador Schiaretti?

–Es verdad lo que dijo el ministro Randazzo. El Gobierno de Córdoba tiene diferencias muy importantes con el kirchnerismo. No compartimos la política agropecuaria que está perjudicando a uno de los sectores más dinámicos de la economía de la provincia. Se está perjudicando a los productores y vamos a seguir defendiéndolos. También tenemos una mirada distinta sobre el federalismo. Las provincias no pueden seguir siendo rehenes económicos del Estado nacional. Nuestros legisladores nacionales propondrán cambios en la Ley de Coparticipación Federal. Las provincias deben recuperar lo que les pertenece. No vamos a arriar estas banderas, guste a quien le guste. Tampoco compartimos la nueva ley de medios porque afecta a los cordobeses. Una radio como Cadena 3, que creció en base al esfuerzo y la capacidad de su gente, hoy se ve limitada en su continuidad. Más allá de los discursos, me parece que la ley sancionada desvirtúa la intención de atacar a los monopolios.

–Entonces, ¿puede volver la tensión con el Gobierno nacional?

–No es nuestra intención. Siempre hemos dicho que queremos tener una relación institucional fuerte con la Nación, pero no de sometimiento. Seguiremos defendiendo nuestras banderas, que en muchas cuestiones son distintas a las del kirchnerismo. Nos comprometimos a defender los intereses de los cordobeses y es lo que seguiremos haciendo. Luego de 25 años de democracia tendríamos que haber aprendido mucho a respetar las diferencias.

–¿Qué opina del proyecto de reforma política que impulsa el kirchnerismo?

–No lo conozco. Sólo leí lo que salió en los medios. No podría dar una respuesta concreta, pero en general, puedo decir que si va en el sentido de transparentar la actividad política, lo apoyaremos. Si vemos que tiene otro sentido, lo rechazaremos como hicimos con otras iniciativas del Poder Ejecutivo nacional.

Comentá la nota