"Las lagunas son la mejor solución"

El Gobierno provincial decidió construir lagunas de retardo en la zona de las Sierras Chicas para frenar el ímpetu de las cuencas crecidas que vienen desde el norte de la ciudad, e inundan barrios, como ocurrió el último 18 de diciembre.
Algunos consideran que la medida es insuficiente y piden desagües o canales, otros creen que estos mini diques pueden ser potenciales focos de dengue. Pero Guillermo Irós, coordinador del Instituto de Planificación del Área Metropolitana (Iplam), no tiene dudas: "Las lagunas de retardo son la mejor solución disponible".

–¿Alcanzarán para que Córdoba no sea tan vulnerable ante cada lluvia intensa?

–La ciudad es un pozo y el agua baja como por un plano inclinado, con puntos críticos donde falta infiltración porque el suelo se volvió más impermeable. Una obra de desagües es impracticable por lo costosa, ya que hablamos de miles de hectáreas. Y es absurdo pensar en canalizar, porque resulta ilógico llevar el agua a otro lado en una provincia que atravesó una prolongada sequía. El suelo tiene que absorber ese caudal para que las napas crezcan y sean utilizables. En Europa recurren a las lagunas de retardo para situaciones como estas. Y en cuanto al dengue, se evita el riesgo fumigando.

–¿El Iplam sugirió dónde deben instalarse los mini diques?

–En cada problema que afecta a la ciudad nuestra función es realizar un relevamiento, trazar el diagnóstico y proponer soluciones. La obra la debe ejecutar el área correspondiente, porque el Iplam no es un monstruo con capacidad para centralizar todo. Tenemos una visión más global, con soluciones a largo plazo, como el plan de uso del suelo que incidirá en el futuro en el control del agua que viene en torrentes hacia la ciudad. Sin un plan concreto como el que presentamos, la situación podría ser más grave e impredecible.

–¿El plan se convertirá en ley?

–Ya lo conseguimos con el Plan Vial Director, que es la ley 9.687, y este nuevo proyecto ingresará a la Legislatura en el inicio de las próximas sesiones. Es para poner un tope a la urbanización alocada, evitar que se edifique en cualquier parte. Hay zonas de urbanización prioritaria y otras que no deben urbanizarse, como los faldeos serranos, porque pueden causar derrumbes y aludes similares a los que ocurrieron en Brasil. Otra área no urbanizable es la de la zona del Tercer Cuerpo de Ejército, una reserva con 15 mil hectáreas de buena absorción, que disminuye el peligro de inundaciones en La Calera.

–¿Y podrán imponer las lagunas de retardo en sectores ya urbanizados, como los countries?

–Por lo que vimos del proyecto de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, ninguna estaba prevista donde actualmente hay barrios. Por ejemplo, una se ubicará entre La Herradura y La Paloma, en Villa Allende. Otra al costado de El Talar de Mendiolaza, en zona de urbanización prioritaria, y otras, como la que tendrá Unquillo, en campo abierto. Cuando se apruebe la ley, si una laguna debe emplazarse donde se proyecta un emprendimiento inmobiliario, la responsabilidad recaerá en los dueños del emprendimiento.

–¿Por qué hay barrios en lugares marcados como inundables?

–Según las ordenanzas, ninguno está fuera de la norma. Existe una enorme zona que es inundable, pero se puede construir tomando las precauciones necesarias. Algo que debió hacerse en los barrios de la zona del Canal Maestro Norte.

Costanera en el Canal Maestro

El arquitecto Guillermo Irós, de vasta experiencia en urbanizaciones (a tal punto que fue el impulsor de la Costanera del río Suquía), también proyectó una vía similar en el Canal Maestro Norte, entre avenida Bodereau y el puente de Argüello.

"El convenio ya se firmó pero todavía no hay fecha para el inicio de la obra, que incluye espacios verdes, revestir con material las partes del Canal que son de tierra y colocar luminarias", señaló Irós.

El cauce y las riberas son jurisdicción de la Provincia y están prohibidas las edificaciones dentro de los 12 metros desde cada orilla. Ya erradicaron viviendas de emergencia, pero pueden volver a instalarse.

Municipios, de acuerdo

El Iplam logró que por primera vez los 15 municipios que rodean la ciudad capital estén de acuerdo con un esquema regional, que ingresará a la Legislatura para que se convierta en ley provincial.

El proyecto consiste en poner tope a la expansión urbana alocada de las últimas tres décadas en el Gran Córdoba, que agota recursos, colapsa servicios y puede ocasionar problemas como las inundaciones que anegan otros sectores.

Dentro de este esquema, los intendentes aceptaron ceder atribuciones sobre el uso del suelo de sus ejidos, en beneficio del conjunto de la región.

Comentá la nota