La laguna Don Tomás disminuye 1,5 centímetros por día.

La prolongada sequía también afecta al espejo de agua santarroseño, dejando un saldo negativo de un centímetro y medio de bajante por día. Si se prolonga la adversidad climática, podría afectar al servicio de riego en la ciudad.
El espejo de agua de la laguna Don Tomás desciende un centímetro y medio por día, producto de la evaporación, fundamentalmente. Ante la falta de alimentación a través de la lluvia, el calor y el uso del agua con fines de riego, el atractivo lacustre santarroseño va reduciéndose progresivamente.

El dato lo dio el secretario de Obras Públicas, Diego Bosch, y grafica el momento de sequía que afecta a una amplia zona del centro de la Argentina. "Esperemos no llegar a un problema por falta de agua en la laguna porque ahí sí nos veríamos en un apriete a la hora de prestar el servicio de riego", expresó el funcionario.

Son 12 los camiones regadores que se proveen de agua en la laguna (10 metros cúbicos cada uno) y totalizan 12 pasadas durante el día.

Santa Rosa vio pasar la frontera agropecuaria pampeana en épocas de bonanza climática, donde una precipitación anual de 600 a 650 milímetros definía el éxito de la agricultura.

La parte "núcleo" de la Pampa Húmeda, que tiene un promedio de lluvias anuales de 900 milímetros, pese al déficit de agua del orden del 20 por ciento, bien o mal sigue produciendo. En el caso de La Pampa, ese porcentaje se acrecentó notablemente llegándose a registros que no superan los 200 milímetros.

"Las fuerzas nos exceden, son fenómenos climáticos que responden a corrientes aéreas, oceánicas y terrenales de carácter global. Si no hay entradas de corrientes que traen humedad magia no se puede hacer y hoy el hombre no tiene tecnología para poder dominar a la naturaleza", dijo el ingeniero Ernesto Viglizzo, del INTA.

El profesional sostuvo que "nuestra provincia está dentro de una de las zonas más complicadas del país; todas las zonas semiáridas del mundo son así y se pasa de un umbral de humedad que nos permite expandir la agricultura a una situación de sequía donde nos tira abajo todos los esquemas productivos, que es lo que está pasando ahora".

Comentá la nota