El lago del Paseo del Bosque, una opción para el refresco y una amenaza constante

Las altas temperaturas motivan a que la gente despierte cierto ingenio y eso hace que las circunstancias “den para todo”. Mientras unos se endeudan con el aire acondicionado o acuden al viejo ventilador guardado en algún rincón de la casa, otros eligen osadas opciones.
Existen niños y adolescentes que se refrescan con el Lago del Bosque. Las 16 es el horario indicado en el que estos pequeños eligen esta sucia agua estancada para nadar y hacerle frente al terrible calor, sin que nadie los controle.

A 20 metros de donde ellos juegan sin prever el peligro, se encuentra un cartel viejo y oxidado, en el que apenas puede observarse una escritura: “Prohibido bañarse, aguas contaminadas”. Se sabe de la peligrosidad que tiene el acudir a este tipo de travesuras, es cierto que los chicos no advierten en esto, pero también es verdad que nadie se hará cargo si alguno de ellos perece en las aguas de estas lagunas.

En este sentido, cabe recordar los episodios lamentables de ahogados en las canteras que están cerca del camino a Punta Lara, a las que los jóvenes de esa zona acudían para bañarse sin la observación de ninguna autoridad.

Es vergonzoso que la ausencia policial sea tan real (como en todos los casos), pero aquí hay un agravante, ya que a 200 metros del lugar se encuentra el escuadrón de caballería, y a 100 metros puede verse cómo los agentes a caballos se pasean por el abandonado Bosque de la ciudad de La Plata, sin advertir que a sus espaldas están estos niños en real peligro, jugando con la tragedia.

El lago del Bosque está podrido y se descompone aún más con el correr de los días. La falta de control es absoluta y el peligro inminente. No se puede seguir pagando con vidas este descontrol que llevan adelante los funcionarios de la Comuna.

Comentá la nota