Al lado de sanitaristas expertos, el Municipio pidió "conciencia" en la lucha contra el dengue

El director regional de Zoonosis, Jorge Volpe, dio una conferencia explicativa en la mañana de este viernes en la sala de reuniones del Palacio San Martín, junto al intendente José Eseverri y el equipo médico que integra el comité de infectología.
El motivo: la prevención del dengue, en una charla donde Volpe dejó algo en claro que prevención central consiste en eliminar los lugares de reproducción del mosquito aedes aegypti.

"Se trata de una especie sumamente inteligente: detecta exactamente los lugares los huevos pueden eclosionar, y los deja allí y no en otra parte. Eliminar el Aedes (vector del dengue) es el equivalente a eliminar los lugares donde la hembra puede dejar los huevos. Sin esos lugares, el mosquito es eliminado: hay ciudades que están involucradas en la prevención y no tuvieron casos de dengue a pesar de estar ubicadas al lado de un foco", resumió Volpe, en una charla con proyección de imágenes que duró exactamente una hora.

¿A qué apuntó, en concreto? Flanquedo por Eseverri y también por los doctores Marisa Montani (Salud), Alfredo Waimann (Hospital), Raúl Mángano y Silvina Mondini (infectólogos) reclamó que no debe quedar en las adyacencias de ninguna casa ningún recipiente que pueda retener y estancar agua durante varios días.

"El mosquito Aedes habita solamente cerca de las casas porque su único alimento es la sangre humana: no pica a ningún otro animal y por eso cuando pica a un enfermo de dengue hasta su saliva transmite la enfermedad. El Aedes busca situarse al lado de donde vive el hombre y por eso no le tenemos que dejar el patio a disposición", dijo.

Los lugares donde la hembra deja los huevos, aunque no haya agua, son todos los recipientes con capacidad de retener líquidos y que tienen paredes lisas y definidas. "No los deja en las piletas en el verano, cuando hay chicos, pero sí lo hace en marzo cuando la gente las deja con agua y no hay nadie adentro: por eso es tan importante sacarles el tapón o guardar las piletas de lona", dijo.

No lo hace en ríos, arroyos o charcos, porque no tienen paredes laterales lisas. Pero sí en cubiertas de autos, en chatarrerías, en botellas rotas, en baldes con la boca hacia arriba. "La solución más efectiva es agujerear los recipientes hasta que se puedan tirar o dar vuelta los baldes, boca abajo, para que no junten agua en su interior", recomendó.

La fumigación, según Volpe, sirve poco y nada: "apenas si ataca al mosquito adulto, en el aire ¿qué es más fácil? ¿eliminar todas las larvas al mismo tiempo al no dejarles lugar para que se reproduzcan o dejar que el mosquito nazca para ir a cazarlo en el aire? Está claro que lo lógico es no dejarle recipientes para que la hembra deje los huevos".

Comentá la nota