Un Lacalle auténticamente neoliberal

Montevideo se dividió ayer en dos: por un lado, propuestas políticas neoliberales. Por el otro, paro y movilización en defensa de las conquistas sociales. Al interior del Palacio Legislativo, Luis Alberto Lacalle, candidato a la presidencia uruguaya por el conservador Partido Nacional (PN), presentó su programa de gobierno.
Por fuera del recinto y a través de las calles de la capital, más de diez mil uruguayos respondieron a la convocatoria de la central sindical PIT-CNT para realizar un paro de cuatro horas en apoyo del gobernante Frente Amplio (FA) y en contra de las propuestas de Lacalle, ex presidente de ese país entre 1990-1995. "No hubo década más perversa que la del ’90. Quién no recuerda el cierre de fábricas, los no consejos de salarios, la enseñanza paupérrima, los hospitales cayéndose a pedazos, el pueblo muriéndose de hambre... A eso no queremos volver, por eso estamos acá", explicó Paulino Porras, dirigente sindical.

La Marcha de la Esperanza, que se había iniciado en cuatro puntos diferentes de Uruguay el pasado fin de semana, confluyó ayer en Montevideo con el lema "De la dignidad contra la impunidad. Para no volver a los años de la miseria". Según diversos líderes sindicales, uno de los objetivos fue dejar en claro que, gane quien gane en las presidenciales de octubre, no puede haber marcha atrás en materia de políticas sociales. "No podemos permitir que el elefante blanco y el elefante colorado impongan nuevamente leyes antiobreras", afirmó el sindicalista Daniel Souza, en alusión a los dos partidos tradicionales de ese país.

Pero Lacalle, inmutable, expuso su plataforma. El candidato blanco, secundado en su fórmula por el senador Jorge Larrañaga, le aseguró a su auditorio que, en caso de llegar nuevamente a la presidencia, bajará todos los aportes patronales de las empresas a la seguridad social para que "el mercado genere más empleos".

Lacalle prometió, además, modificar varias de las leyes laborales aprobadas durante el gobierno del frenteamplista de Tabaré Vázquez en materia de negociación colectiva y libertad sindical, con el mismo argumento neoliberal que predica la necesidad de generar condiciones más propicias para reactivar el mercado laboral.

Más allá de su política económica, el candidato blanco delineó a su vez sus ideas en materia de seguridad. "Uruguay volverá a recuperar la seguridad pública dañada por las zonas rojas donde domina la delincuencia. Estamos dispuestos a devolverle a nuestro país la seguridad pública que clama", afirmó Lacalle, tras lo cual detalló que, para ello, planea aumentar "sustancialmente las remuneraciones del personal policial".

Según las últimas encuestas, el oficialista Frente Amplio, con su fórmula José "Pepe" Mujica/Danilo Astori, reúne el 44 por ciento de la intención de voto frente a un 35 por ciento para los blancos, un 10 por ciento para el Partido Colorado y un 2 por ciento para el Partido Independiente. Con esas cifras, la disputa no se resolvería el 25 de octubre y habría segunda vuelta

Comentá la nota