Se labraron 10 actas en locales que no respetaron el horario de cierre.

Los infractores son bares y boliches de calle Corrientes, Avenida Rivadavia, Liniers, Malvinas y en la zona del Puerto Nuevo. Por otra parte, se secuestraron 35 motos, la mayoría por falta de documentación y no uso del casco.
Este fin de semana en Paraná se labraron 10 actas de comprobación durante el control de los horarios de cierre de bares, pubs y boliches, dispuestos recientemente mediante decreto de la Municipalidad. Sin embargo, los inspectores destacaron que se respeta la prohibición de vender alcohol en los comercios fiscalizados.

Luis Brunengo, subdirector Inspecciones Comerciales de la comuna, remarcó la necesidad de que los comerciantes “tomen conciencia” sobre las disposiciones que restringen el horario de funcionamiento, especialmente aquellos que son reincidentes, es decir, que ya han sido objeto de inspección y se le han labrado las actas por contravención.

El funcionario recordó que las inspecciones se desarrollan todos los fines de semana, de jueves a domingos inclusive, y comprenden el objeto de la habilitación, es decir, que el comercio desempeñe la actividad comercial para la cual fue habilitado por el municipio, la venta de alcohol a menores y lo normado por el Decreto Nº 1.754/08 sobre los horarios de cierre.

Las actas de infracción fueron labradas en comercios de la zona de calle Corrientes, Avenida Rivadavia, Liniers, Malvinas y en la zona del Puerto Nuevo.

Control vehicular

Por otra parte, este fin de semana se secuestraron 35 motos por diversas infracciones detectadas en la capital entrerriana.

Como es habitual, el viernes –entre las 20 y las 23– se realizó el operativo de control y prevención del tránsito vehicular en la zona del microcentro. Posteriormente, de 0 a 6, se efectuaron controles de alcoholemia en la zona de la costanera y de tránsito en la zona del Rosedal del Parque Urquiza.

Como consecuencia de estos controles, se secuestraron 35 motos, la mayoría por falta de documentación y casco reglamentario, como así también por no respetar las normas de tránsito.

En tanto, el sábado se reiteró el trabajo, pero fue limitado por la lluvia y el fuerte viento que se desató en Paraná.

Comentá la nota