Kunkel: "No tiene sentido tener paradas las reservas, vamos a seguir adelante con el Fondo del Bicentenario"

El diputado ultrakirchnerista defendió el uso de DNU para destinar fondos del BCRA al pago de deuda y para destituir a Redrado; además, dijo a lanacion.com que Cristina Kirchner volverá a recurrir a decretos si el oficialismo no logra imponerse en el Parlamento
"Vamos a tener que hablar afuera, en el pasillo. Acá va a ser imposible". Alrededor de Carlos Kunkel, los muebles amontonados, los martillazos, el olor a pegamento y el polvo explican el resto: su despacho en el tercer piso del Congreso está en plena remodelación, a pocos metros del que ocupará su jefe político y futuro compañero en la Cámara de Diputados, Néstor Kirchner. Espera poder llegar a tiempo con las refacciones y estrenar oficina nueva el 1º de marzo, cuando comenzarán las sesiones ordinarias y cuando el Gobierno intentará empezar a debatir el polémico Fondo del Bicentenario.

Kunkel habla sin apuro y en un tono bajísimo. Seguir sus extensas respuestas exige aguzar el oído. Su mirada se fija en un punto y allí se queda, impasible. Durante el diálogo con lanacion.com, el diputado, defendió casi sin hacer pausas el Fondo del Bicentenario, la remoción de Martín Redrado del Banco Central y, sobre todo, que Cristina Kirchner haya recurrido a decretos de necesidad y urgencia (DNU) para concretar esas decisiones en lugar de someterlas a la evaluación del Congreso. Además, advirtió que la Presidenta volverá a apelar a ellos si el oficialismo no logra imponer sus posturas en el Parlamento en los próximos dos años.

¿Por qué cree que Cristina Kirchner decidió la creación del Fondo del Bicentenario por decreto de necesidad y urgencia?

- Habría que preguntarles a los radicales por qué cuando crearon el Plan Austral y cambiaron de moneda lo hicieron por decreto, cuando los DNU no estaban contemplados por la Constitución y cuando, además, estaba funcionando el Congreso. Durante los períodos en que no funciona el Congreso, [los DNU] tienen plena vigencia y valor de ley. El Congreso va a funcionar a partir del 1º de marzo y ahí tendremos oportunidad de discutirlo.

- ¿Por qué la Presidenta firmó el decreto el 14 de diciembre, sólo cuatro días después del final del período de sesiones ordinarias?

- Lo hizo en el momento que consideró más oportuno, necesario y conveniente.

- Hay quienes plantean que el Gobierno creó una crisis innecesaria y que pudo haber resuelto el tema de una manera políticamente menos costosa

- La forma más adecuada de evitar conflictos es respetar las decisiones que toma el Gobierno en el marco de la Constitución. El conflicto fue generado por los que no quisieron reconocer las facultades que le corresponden a la Presidenta. Lo que tendrían que haber hecho, si no estaban de acuerdo, es esperar el funcionamiento del Congreso a partir del 1º de marzo.

- Pero la ley prevé que el Congreso se pronuncie sobre los DNU

- Y la ley determina que el Congreso, en período de receso, solamente se pronuncie cuando lo considere conveniente quien ejerce la presidencia de la Nación. La Presidenta consideró que no era necesario y que se podía esperar hasta marzo. Y así se va a hacer.

- ¿Por qué no firmó el decreto antes del 10 de diciembre, esperó hasta marzo para hacerlo o convocó a sesiones extraordinarias?

- No me corresponde a mí decir cuándo tendría que haberlo hecho. Pero, evidentemente, no ha habido grandes conflictos. Yo ando por la calle y no veo la crispación de la que hablan algunos medios. No se nota tampoco en los indicadores económicos. La crispación es de algunos sectores que ven que los privilegios que tenían a través de la especulación financiera van a tener que recortarlos o dejar de tenerlos.

- ¿Por qué no esperó el consejo del Congreso, previsto en la Carta Orgánica del BCRA, para remover a Redrado?

- La carta orgánica del Central es una ley, pero no es la Constitución. Tiene el mismo nivel que cualquier ley. El DNU es una ley, mientras esté dictado en el marco de las atribuciones de la Presidenta. Y no está por debajo de ninguna otra ley. Lo que diga una ley puede ser modificado por lo que diga otra ley o un decreto de necesidad y urgencia. Nosotros tomamos las medidas que consideramos que son más positivas y convenientes para el país. No tiene sentido que, teniendo un nivel de reservas de alrededor de 48.000 millones de dólares, dejemos de constituir un fondo que dé garantía a la política fiscal y monetaria y las tengamos paralizadas cuando se le puede dar un destino cancelatorio de deuda y después productivo. Vamos a llevar adelante el Fondo del Bicentenario.

- ¿Por qué se ocupa el Gobierno de Telecom ahora si la situación monopólica en el mercado de las telecomunicaciones existe hace años?

- Por un lado, nos dicen que somos muy apresurados y que abrimos muchos frentes de conflicto. Por otro lado, nos hacen este tipo de preguntas, que son atendibles. La adecuación de una sociedad a nuevos parámetros y a todo un nuevo marco normativo lleva su tiempo. Vamos haciendo las cosas de a poco. Respecto de Telecom, siempre planteamos la necesidad de que se vaya repartiendo, que no se espere a que tenga que intervenir el Estado, que cada socio conserve su patrimonio, pero que haya un sistema más adecuado y más parecido a como funcionan las empresas en otras partes del mundo. No estamos inventando modelos extraños. Los países capitalistas y occidentales modernos no permiten ese tipo de concentraciones, que terminan siendo nefastas para los propios empresarios.

- ¿Qué va a tener que cambiar el kirchnerismo en el nuevo Congreso?

- Tuvimos el voto opositor a todas las medidas que planteamos. La pregunta que me hago es: si en siete años no mandamos una sola ley que mereciera el acompañamiento de la oposición y si somos malos administradores, ¿por qué disminuimos tanto el endeudamiento y pasamos de 8600 millones de dólares de reservas a US$ 50.000 millones? ¿Será que las medidas son incorrectas? Pero, bueno... La Constitución es sabia. Tiene todos los mecanismos y hasta el 10 de diciembre de 2011 vamos a tomar todas las medidas que hemos comprometido en nuestro programa de gobierno. Y lo vamos a hacer usando siempre las herramientas constitucionales correspondientes.

-¿Va a aumentar la cantidad de decretos de necesidad y urgencia?

- En el marco constitucional todo es posible. Nunca vamos a tomar medidas al margen de la ley. Vamos a tomar las medidas necesarias para garantizarle a los empresarios, a los trabajadores y a los intelectuales el ejercicio pleno de su crecimiento.

- ¿Van a tener que negociar más?

- Sí. Pero lo que seguro no vamos a hacer es usar la Banelco del gobierno de Fernando de la Rúa. Vamos a tener diálogo con quienes estén dispuestos a tenerlo para sancionar las leyes que se necesitan para garantizar el crecimiento, la expansión productiva y la redistribución del ingreso.

- ¿Y si ven que no lo pueden hacer en el Congreso?

- Vamos a usar las herramientas que prevé la Constitución.

- ¿Incluidos los decretos de necesidad y urgencia?

- Vamos a usar todos los elementos que contempla la Constitución.

- ¿Existe otro además de los DNU?

- No.

Pese a la certeza de Kunkel, los últimos fallos de la Justicia en lo Contencioso Administrativo, -el que congeló el uso de reservas para pagar deuda pública hasta que se pronuncie el Congreso y el que ordenó que el Parlamento se expida sobre la remoción de Redrado,- impactaron de lleno en la estrategia que ya había empezado a esbozar el Gobierno.

El esquema suponía recurrir a los DNU cada vez que la nueva relación de fuerzas en el Congreso le impidiera al oficialismo avanzar con sus planes.

Además de frenar las decisiones de la Presidenta, la Cámara hizo una advertencia sobre la recurrencia a DNU que podría llevar a la Casa Rosada a limitar el uso de esa herramienta . Planteó que el dictado de un decreto no puede justificarse sólo mencionando su urgencia y necesidad, sino que se requiere que la situación sea de una entidad suficiente como para que sea imposible seguir los trámites ordinarios.

- ¿Cómo se imagina a Kirchner diputado?

- Sentado al lado de mí.

Comentá la nota