Kunkel banca y se pinta la cara

“Patria sí, colonia no”, dijo el diputado y promotor de la política de Derechos Humanos de Kirchner para avalar al ex teniente coronel, ahora aliado.Por: Javier Romero

Es uno de los diputados que defiende más vehementemente las políticas de derechos humanos del Gobierno, una de las principales banderas de los Kirchner. Siempre habla en nombre del peronismo, de los militantes populares y de las víctimas de la dictadura. Curiosamente él, el implacable Carlos Kunkel, ahora se convirtió en el principal operador de la candidatura de Aldo Rico a presidente del PJ de San Miguel.

La curiosidad radica en que el ex militar carapintada se levantó en armas contra la democracia en defensa de los represores de la última dictadura militar.

Sin embargo, Kunkel encontró una justificación a su postura. “Largos años hemos pasado de desencuentros, muchas veces nos hemos visto envueltos en luchas entre hermanos, muchas veces hemos puesto sacrificio y militancia y nos han arrastrado a falsas ideologías; hay una sola consigna que está por encima de todas las cuestiones coyunturales o personales: ‘Patria sí, colonia no’, ésa es la consigna que nos tiene que unir”, dijo, subido al palco del club Juventud Unida de San Miguel.

Rico se levantó en armas el 16 de abril de 1987, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, al frente de un grupo de carapintadas. Se amotinaron en Campo de Mayo, con la excusa de resistir a una citación del mayor Ernesto “Nabo” Barreiro a presentarse ante la Justicia. Rico pedía “el cese de la campaña de agresión contra las Fuerzas Armadas”.

Alfonsín, para calmarlo, dictó las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y al fin Barreiro respiró en paz su libertad.

Entre 1976 y 1979 Barreiro había estado a cargo de los interrogatorios del principal centro clandestino del interior del país, La Perla, y los sobrevivientes lo recuerdan como un duro capaz de los más sádicos azotamientos, como castigar hasta la muerte a un detenido.

Ahora Rico decidió cambiar de padrino. Ya no es más el Nabo Barreiro, ni tampoco el ex gobernador Eduardo Duhalde, quien lo prohijó para que ingrese a la política partidaria y al peronismo. Ahora es Kunkel quien decidió jugarse por el ex coronel.

El opositor de Rico en la interna del peronismo de San Miguel es el actual intendente Joaquín de la Torre, paradójicamente identificado desde 2003 con la renovación política prometida por Néstor Kirchner, el jefe de Kunkel.

Comentá la nota