Kraft: para Moyano se llegó a una "buena solución"

El líder de la CGT celebró el acuerdo entre la empresa y los obreros
El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, celebró ayer que se hubiera llegado a un acuerdo entre Kraft y los representantes del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) y de los delegados gremiales de la fábrica de galletitas, después de 60 días de tensión y de disputas entre las partes por el despido de operarios.

"Me parece muy buena la resolución" del conflicto, dijo el líder de la CGT, al llegar a la quinta 17 de Octubre, en San Vicente, donde el peronismo kirchnerista recordó el Día de la Lealtad.

Según el criterio del dirigente de camioneros, "lo importante es que la inmensa mayoría aceptó" el acuerdo que se alcanzó anteayer después que los ministerios de Trabajo de la Nación y bonaerense coordinaron seis audiencias para acercar a las partes en conflicto desde el 3 julio.

De todos modos, el acuerdo al que se llegó entre Kraft y la dirigencia gremial distó de ser armónico, ya que hubo mucha tensión y se dividió la comisión interna gremial que luchaba por la incorporación de los 162 obreros despedidos luego de que el 3 de julio los trabajadores del turno tarde de la fábrica instalada en General Pacheco rodearon el edificio y reclamaron medidas para protegerse de la gripe A.

Sucede que, después de tantas audiencias y negociaciones, no se logró el reclamo inicial de reincorporación de los 162 despedidos, sino que Kraft aceptó sólo que regresaran a sus puestos de trabajo 40 operarios, los que desde mañana se sumarán a los 30 ya reintegrados. Por otra parte, quedaron sin trabajo 45 obreros que fueron despedidos y ocho suspendidos.

Como saldo del acuerdo entre Kraft, el Gobierno y los dirigentes sindicales quedó, no sólo un grupo de obreros sin trabajo, sino también partida la comisión interna entre dos delegados -Ramón Bogado y Javier Hermosilla- que rechazaron el acta para resolver el conflicto y otros ocho que aceptaron y firmaron el acta.

Ayer, el líder del Partido Obrero, Néstor Pitrola, se reunió con trabajadores de Kraft para evaluar el resultado concreto del acuerdo entre la empresa y los trabajadores. "La paz social inscripta en el acta firmada por una parte de la comisión interna es una avenida de una sola mano, porque Kraft concreta nuevos despidos disfrazados de suspensiones", dijo Pitrola.

"[Kraft] desmanteló el cuerpo de delegados de sectores con los 53 trabajadores que dejó en la calle [sumados a los 70 ya indemnizados] y porque no prorroga el mandato de la comisión interna hasta nueva elección", dijo, al vincular en esa maniobra al líder de STIA, Rodolfo Daer.

Comentá la nota