Kraft: buscan el apoyo de Moyano

La comisión interna le pedirá que bloquee la planta de General Pacheco; votación en el subte
El conflicto por los despidos en Kraft podría tomar un nuevo rumbo la semana próxima, cuando los delegados gremiales de la comisión interna busquen el apoyo del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, y de su par en el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), Rodolfo Daer, con quienes aspiran a reunirse el lunes y martes.

El acercamiento implica un cambio en la metodología de lucha intentada hasta ahora por los trabajadores de la ex Terrabusi, que buscan un vía orgánica para destrabar el conflicto iniciado hace más de tres meses y se suma al principio de acuerdo alcanzado anteayer por los delegados del subte, que será debatido en asambleas en los próximos días.

En la audiencia celebrada el miércoles en el Ministerio de Trabajo, la cúpula de la CGT hizo un primer acercamiento a la comisión interna de Kraft, con la presencia de los dirigentes Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Omar Plaini (Canillitas). Luego de que la reunión culminó sin llegar a un acuerdo, los delegados comandados por Javier Hermosilla solicitaron un apoyo "más concreto" de la central obrera y del STIA.

Según Hermosilla, el lunes se producirá el primer acercamiento con Daer, a quien le pedirán que organice un paro nacional para presionar por la situación de los 48 empleados que permanecen cesanteados. Originalmente eran 45, a los que se sumaron ocho nuevos despedidos, pero en las últimas semanas al menos cinco ex operarios habrían aceptado una indemnización de la empresa.

"Queremos un paro nacional contra las empresas trasnacionales que no cumplan las leyes laborales ni las decisiones ministeriales", explicó Hermosilla. A Moyano, con quien pautaron una reunión este martes, cuando regrese de Italia, le solicitarán "una movilización o el bloqueo de la planta" de General Pacheco, señaló.

El cambio de estrategia de los delegados se explica, en parte, por el desgaste económico y político de los obreros -dentro y fuera de la fábrica, según reconocen los trabajadores-. De hecho, la comisión interna pedirá a la CGT que vuelva a colaborar con el fondo de huelga de Kraft, al que la central obrera ya aportó, según Hermosilla, 10.000 pesos.

Días decisivos

Los próximos días serán decisivos en la definición del conflicto de los subterráneos, ya que los trabajadores someterán a votación el preacuerdo alcanzado el jueves con Metrovías y el ministro Carlos Tomada.

Según el acta a la que accedió LA NACION, la empresa extenderá por un año la tutela gremial a los delegados del subte y la estabilidad laboral a otros 70 trabajadores, a cambio de que en el mismo lapso no se produzcan paros por problemas "intra o intersindicales". Este punto motivó que uno de los seis delegados no firmara el acta y ya fue rechazado por dos sectores de la línea B. El lunes se conocerá la decisión de las asambleas.

Comentá la nota