Kissner, de alta: "Es obra de Dios que yo esté vivo"

En comunicación telefónica con C5N, el médico trasplantado de corazón, que estuvo muy grave, resaltó la importancia de la donación. "Cualquiera de nuestros hijos o padres puede estar en mi lugar", dijo
Jorge Rodríguez Kissner padeció una miocarditis viral fulminante que, según explicó, le "destruyó el corazón". Así es que pasó de estar atendiendo en su consultorio (es médico obstetra) a ocupar el primer lugar en la lista de urgencia del Incucai.

"Es un milagro, es obra de Dios que yo esté de vuelta acá", destacó Rodríguez Kissner a C5N y remarcó: "Yo quería vivir. Yo doné mis órganos cuando tenía veintipico de años, sin saber que atravesaría esta situación".

En ese sentido, subrayó la importancia de la donación de órganos y dijo que él es sólo "uno más de los más de 5 mil argentinos que esperan un órgano y que deben tener la posibilidad de vivir".

Acerca de los recuerdos que tiene de su tiempo internado contó: "Cuando estás en coma y sedado los recuerdos son por partes; me acuerdo de ver a mi mujer los últimos momentos y los primeros de mi vuelta a la conciencia".

Rodríguez Kissner confía en la solidaridad y toma de conciencia del pueblo argentino, del que dijo que pese a estar "tan golpeado" es altruista y "con educación e información va a tomar conciencia".

Así, adelantó que va a "organizar algo con Cucaiba y Juan Carr para aprovechar esta explosión mediática que hice sin querer".

El médico no quiso finalizar la nota sin agradecer: "A la Fundación Favaloro, a René (Favaloro) que hizo esa maravillosa obra, a la familia del donante que con un acto de amor logró que yo pueda vivir".

"Lo importante no soy yo, es la causa de la donación", aseguró antes de enviar un mensaje a Sandro y todas las personas que esperan ser trasplantados: "Que no pierdan la esperanza, que recen, el pueblo argentino es altruista y esperemos que mejor temprano que tarde lleguen los órganos que esperan".

Comentá la nota