El PJ kirchnerista quiere unidad sin Mondino

Si Schiaretti sostiene al defensor del Pueblo, habrá una lista K con PJ y no PJ. "No representa al peronismo".
El peronismo K cordobés quiere forzar la realización de una "mesa de consenso" con el gobernador Juan Schiaretti para discutir las candidaturas a senadores y diputados nacionales con miras a las elecciones del próximo 28 de junio.

El límite de esa discusión, afirmó una alta fuente ligada al ex presidente Néstor Kirchner, es el defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, candidato no oficializado a senador del PJ cordobés y de fuerte perfil opositor al gobierno nacional.

"Todos los sectores que trabajamos para que Schiaretti sea gobernador de Córdoba queremos participar de la discusión de las listas", dijo el funcionario K. "¿Y si Schiaretti insiste con Mondino?", preguntó este diario. "Mondino no representa al peronismo cordobés", señaló el informante.

Con todo, los sectores peronistas alineados con Kirchner aseguraron que "no promueven la ruptura del PJ", pero insistieron en la necesidad de que el gobernador provincial "abra la discusión" sobre las candidaturas nacionales. En ese sentido, debe leerse el reclamo del riocuartense Alberto Cantero, quien denunció la «proscripción» de su nombre en las listas peronistas (ver pág. 8)

El PJ cordobés no ha formalizado sus listas (como en casi ningún distrito), pero distintas fuentes políticas del gobierno han adelantado que Schiaretti quiere armar las nóminas sin intromisión del gobierno nacional y sin representantes del kirchnerismo.

Casi el único nombre que la Casa de las Tejas dejó fluir e instalar es el de Mondino, un dirigente inaceptable para el ex presidente por su antikircherismo y su ligazón con el bonaerense Eduardo Duhalde.

A su vez, para el gobernador de Córdoba, acceder a las necesidades de Cristina y Néstor Kirchner es cederle el "campo orégano" al intendente Luis Juez, que de entrada juega de banca en los adelantados comicios, y a los candidatos del radicalismo, que también abrevarán en aguas anti-K.

En este laberinto de intereses, los tiempos que quedan por delante no son muchos y otros sectores apuran definiciones.

La diputada nacional Patricia Vaca Narvaja confirmó a LA MAÑANA una versión que viene sonando desde hace días entre los K locales: el kirchnerismo cordobés, peronista y no peronista, formará una lista única de legisladores nacionales si Schiaretti ratifica a Mondino como hombre-tracción para enfrentar a Juez.

"Si Schiaretti insiste con Mondino, el kirchnerismo unido formará la cuarta lista integrando todos los sectores K, peronistas, giacoministas, radicales e intendentes", subrayó la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, quien aspira a ubicarse en un lugar expectable de la lista K. El intendente de Villa María, Eduardo Accastello, suena como candidato a senador.

En este escenario, los partidos y fuerzas kirchneristas no peronistas que apoyan la gestión del intendente Daniel Giacomino, agrupados en la corriente Convergencia y Equidad, bajarían su lista para sumarse a la única lista K.

La posibilidad está siendo «masticada» en el seno de Convergencia y aún sus máximos referentes opinan que se trata de un camino poco menos que inevitable.

Lo que resta saber es qué hará Giacomino. En Convergencia muchos sectores consideran que el intendente «no quiere jugar» en las elecciones, o que lo haría con una mínima presencia. La autoexclusión de Francisco Delich, hombre de máxima cercanía al intendente, de su candidatura a senador, sería una señal en ese sentido.

Además, a nadie se le escapa en el giacominismo que Bicentenario, el grupo radical de Delich, apuesta a que el jefe comunal no juegue, o juegue lo menos posible, en la campaña, «para preservar su gestión». «El ya pagó su deuda con Kirchner, con la ruptura del Frente Cívico», señaló un dirigente K afín al jefe comunal.

No es todo: el intendente pretende que, de apadrinar una lista de legisladores nacionales, ésta incluya nombres que «representen la gestión», y no estrictamente al gobierno nacional.

Otra señal del laberinto en que se encuentra Convergencia es la cancelación del plenario provincial que con bombos y platillos se anunció para mañana sábado en Río Ceballos.

Parece demasiado entuerto para una provincia donde el kirchnerismo, según todas las encuestas, no supera el 10 por ciento de intención de voto, lo que le obligará a transpirar la camiseta para obtener los 110 mil votos necesarios para colacar un diputado nacional.

Comentá la nota