El kirchnerismo podría perder la mayoría en el Senado en junio

Esta semana el kirchnerismo demostró que en el Senado todavía le queda un margen de votos propios para conseguir aprobar proyectos importantes, como fue el adelantamiento de las elecciones. Sin embargo, con los resultados del 28 de junio en las ocho provincias que renuevan sus tres senadores quedaría al límite de la mayoría, con el agravante de que algunos apoyos podrían perderse tras las elecciones.
A tres meses de la votación, las estimaciones indican que en Córdoba, Mendoza y Corrientes, el kirchnerismo perdería la mayoría que tiene en la actualidad. Por lo tanto, podría resignar entre tres o cuatro bancas. Por el contrario, en Tucumán el Gobierno se vería beneficiado. Hoy la mayoría la tiene el buzzismo, lo que cambiaría con la casi segura victoria del oficialismo en junio. Vale recordar que en la elección de senadores la mayoría se queda con dos bancas y la primera minoría con una.

El jueves, cuando se definió que las elecciones se adelantaban, el oficialismo consiguió el apoyo de 42 senadores, cinco más de los necesarios. De esos, dos son los senadores del ARI fueguino, que pese a este apoyo no se los puede contar como votos kirchneristas. Otro es el catamarqueño Ramón Saadi, que luego de la derrota en su provincia se alejó del Gobierno aunque todavía no renunció al bloque del Frente para la Victoria. Esto indica que el presidente del bloque del FPV, Miguel Pichetto, hoy cuenta con 39 respaldos, algunos incluso inciertos como Roberto Urquía, Horacio Lores o Elena Corregido. Después de las elecciones, ese número bajaría a 36 o 37. Para el quórum se necesitan 37 senadores.

En Córdoba, las encuestas muestran que las dos bancas de la mayoría quedarían para la lista que encabezará Luis Juez. En el segundo lugar entraría el peronismo provincial, liderados por el gobernador Juan Schiaretti y su antecesor José Manuel De la Sota, salvo que el radicalismo, sin participar de ninguna alianza, dé la sorpresa. En ese caso, habrá que seguir la postura que tome el PJ cordobés respecto de los Kirchner. Por eso, existe la posibilidad de que el Gobierno pierda las dos bancas.

En Mendoza y en Corrientes, por otro lado, el radicalismo y el cobismo ya reunificados corren con ventaja y obtendrán los dos puestos de la mayoría. En ambas provincias el kirchnerismo cuenta hoy con dos bancas; cuando se renueven le quedará sólo una.

Dos casos especiales son los de Santa Fe y Catamarca. Allí el Gobierno Nacional ya no tiene senadores que le respondan. Los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, y el catamarqueño Saadi ya se fueron del redil K. Las elecciones, aparentemente, no modificarán este panorama.

Tampoco habría cambios en Chubut y en La Pampa. En la primera, el gobernador Mario das Neves, que sigue fiel a los Kirchner, mantiene su predominio. En la provincia pampeana la oposición aspira a reeditar la alianza que ganó la intendencia de Santa Rosa y captar votantes rurales.

Comentá la nota