El kirchnerismo logró imponer los cambios en el sistema electoral

Habrá internas abiertas, simultáneas y obligatorias; unánime rechazo opositor
En la sesión que marcó la despedida del Congreso con predominio oficialista, el kirchnerismo logró ayer convertir en ley en el Senado la reforma política que establece el sistema de elecciones internas abiertas, obligatorias y simultáneas para seleccionar a los candidatos a presidente, senador y diputado.

El oficialismo se impuso por 42 votos contra 24, es decir, con cinco por encima de la mayoría simple requerida para las reformas electorales. Fue tras un debate de más de siete horas, en el que todos los bloques de la oposición se manifestaron en contra de la iniciativa.

El kirchnerismo construyó su mayoría con los votos de los 37 senadores del bloque propio y con cinco de sus habituales aliados: el catamarqueño Ramón Saadi (PJ), los fueguinos José Martínez y María Rosa Díaz (ex ARI), el neuquino Horacio Lores (MPN) y la correntina María Dora Sánchez (radical ligada al gobernador saliente Arturo Colombi).

Además de instaurar un sistema de elecciones internas, la ley prohíbe el aporte financiero de empresas en las campañas y la propaganda privada en los medios audiovisuales, y fija restricciones para la difusión de encuestas de intención de voto, entre otras cosas.

Establece, asimismo, que para participar en los comicios generales los candidatos deberán superar el 1,5 por ciento de los votos emitidos en las elecciones primarias, que se celebrarán el segundo domingo de agosto de los años electorales. El 14 de agosto de 2011 se harán por primera vez.

Entre otros cambios importantes, la ley establece que para conservar su personería los partidos políticos deberán mantener en forma permanente el número mínimo de afiliados.

Como la intención del oficialismo era sancionar el proyecto tal como había sido aprobado en la Cámara de Diputados, y como de antemano se sabía que lo lograría, el debate nunca levantó temperatura y sólo sirvió para que cada bloque expresara su postura.

"No hay forma de acercar los partidos políticos a la gente si no abrimos las puertas de la definición de las candidaturas", dijo en la apertura Nicolás Fernández, miembro informante del bloque kirchnerista.

Las críticas de la oposición apuntaron, en su mayoría, al rápido trámite y a la falta de consenso de la iniciativa, y a la resistencia del oficialismo de discutir el sistema de boleta única y de castigar las candidaturas testimoniales. Fueron varios los que, además, afirmaron que el proyecto sólo procuraba favorecer las posibilidades del candidato del Gobierno en las elecciones de 2011.

"¿Cómo una reforma a los partidos políticos se va a sacar sin el consenso de los partidos políticos. Esta reforma está dirigida a favorecer las chances del candidato del Gobierno. Sería muy tonto pensar otra cosa", sostuvo el socialista Rubén Giustiniani.

Con él coincidió Gerardo Morales, en su virtual debut como jefe del bloque de la UCR: "Aunque atropellen con esta reforma electoral, tampoco van a ganar la elección de 2011, porque esto es un atajo".

El puntano Adolfo Rodríguez Saá también objetó la falta de acuerdo para sacar un proyecto de esta trascendencia. "El tratamiento de una ley de reforma política requiere del consenso, de la discusión, del debate. Todos nos tenemos que sentir comprendidos en esta ley. Pero todos los partidos políticos nos hemos manifestado en contra del proyecto de ley", dijo.

La sorpresa vino de las galerías: en el instante en que se estaba votando, los dirigentes del Partido Obrero (PO) Néstor Pitrola y Marcelo Ramal extendieron una bandera blanca que decía "Abajo la reforma política proscriptiva". La ocurrencia obligó al vicepresidente, Julio Cobos, a poner orden: "Es costumbre de este senado respetar la voluntad popular", los retó. Los partidos minoritarios argumentan que con esta ley les será casi imposible presentar candidatos en las elecciones generales.

Discusiones

La única discusión entre los senadores se produjo cuando el jefe del bloque kirchnerista, Miguel Pichetto, sostuvo que los radicales, pese a que votarían en contra, estaban a favor del proyecto. "El Congreso que viene es de más fragmentación política. En el fondo, yo sé que están de acuerdo, pero que como el escenario de la Argentina es muy duro con el Gobierno, no hay posibilidad de llegar a un acuerdo", dijo.

Morales lo interrumpió y resaltó que el bloque radical se había comprometido a tratar el tema en abril próximo. "Les proponemos mejorar la ley y llegar a un consenso", le retrucó. Antes, Pichetto también se había permitido una autocrítica sobre las candidaturas testimoniales. "La verdad es que no sirvió", admitió.

El oficialismo aceleró el trámite de la iniciativa tras la media sanción en Diputados, el 18 del mes pasado. Al día siguiente, la presidenta Cristina Kirchner decretó la prórroga de las sesiones ordinarias del Congreso hasta el 10 del actual. El tratamiento en el recinto se habilitó la semana pasada, en un plenario de comisiones en el que la oposición decidió retirarse ante la decisión del kirchnerismo de no aceptar cambios.

De los 42 senadores que votaron a favor de la ley, sólo uno votó en contra de los artículos que prohíben la contratación privada de espacios propaganda en medios de comunicación. Fue el senador jujeño Guillermo Jenefes, dueño de un multimedio en su provincia.

Los cambios

* Primarias. Se crea un sistema de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para la selección de los candidatos a presidente, senador y diputado. Deberán celebrarse el segundo domingo de agosto del año electoral.

* Precandidaturas. Para poder participar de las elecciones generales los candidatos deberán superar el 1,5 por ciento de los votos emitidos en las elecciones primarias.

* Publicidad. Queda prohibida la contratación de espacios de publicidad en televisión o en radio. Esos espacios serán asignados de manera exclusiva por el Ministerio del Interior, por intermedio de un sorteo.

* Aportes. Queda prohibido todo aporte de empresas a las campañas electorales.

* Afiliados. Para conservar su personería, los partidos deben mantener un número mínimo de afiliados en forma permanente.

* Encuestas. Queda prohibida la difusión de encuestas de intención de voto desde ocho días antes y hasta la finalización de los comicios. Las empresas que quieran dar a conocer sondeos electorales deberán inscribirse en un registro oficial.

* Actos de gobierno. Se amplía la prohibición a 15 días antes de los comicios y se prohíbe todo acto de gobierno que "pueda promover" la captación del sufragio en favor de uno de los candidatos.

Comentá la nota