El kirchnerismo logró aprobar anoche la Ley de Radiodifusión

El kirchnerismo logró aprobar anoche la Ley de Radiodifusión
Después de más de trece horas, a la medianoche los senadores todavía debatían la polémica reforma a la Ley de Medios, una de las iniciativas clave para el oficialismo. Pese a la incertidumbre de los últimos días, la percepción generalizada era que el kirchnerismo se dirigía a obtener la sanción definitiva del proyecto, sin ningún cambio. De este modo, el Gobierno se queda con una herramienta de mayor intervención en el funcionamiento de la televisión y la radio, que a su criterio tiende a desmonopolizar y que según la oposición, atenta contra el principio de la libertad de expresión.
Luego de una larga pero tranquila sesión, el Gobierno se encaminaba anoche en el Senado a transformar en ley el proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual. Las expectativas que había cuando se inició la jornada sobre la posibilidad de que hayan cambios en algunos artículos se fueron esfumando con el pasar de las horas y los discursos de los senadores. Al cierre de esta edición, oficialistas y opositores daban por echada la aprobación en general y en particular, sin modificaciones, de la iniciativa.

Las estimaciones de último momento le garantizaban al kirchnerismo una votación favorable en general con 43 o 44 apoyos contra 26 opositores. A los senadores del oficialismo se les sumaban habituales aliados, como los fueguinos José Martínez y María Díaz, y el neuquino Horacio Lores, y apoyos circunstanciales como el del socialista Rubén Giustiniani, el bussista Carlos Salazar y la ex cobista Dora Sánchez. La oposición estuvo liderada por la UCR y el peronismo disidente.

Para la votación en particular, el foco de atención estaba puesto principalmente en el artículo 161, que fija el plazo de un año de desinversión para aquellos que no cumplan con los límites de licencias contemplados en el proyecto. Existía la expectativa de que varios oficialistas iban a rechazar este punto, pero las especulaciones finales descontaban que solamente el jujeño Guillermo Jenefes y la chubutense Silvia Giusti seguirían ese camino. Así, el jefe del bloque K, Miguel Pichetto, podría garantizarle al Gobierno un respaldo de 38 o 39 senadores en ese artículo.

De esta manera, a tan sólo un mes y doce días de que Cristina Fernández de Kirchner anunciara el envío al Congreso del proyecto que reemplaza la vieja ley de radiodifusión, creada por la dictadura militar en 1980 y modificada después por varios gobiernos democráticos, los diputados y senadores ya lo convertían en ley.

El apuro oficial por el tratamiento del proyecto agilizó también los tiempos del inicio del debate. El oficialismo había convocado la apertura de la sesión para las 10 de la mañana, y sólo demoró treinta minutos en conseguir el quórum necesario para abrir la sesión. Enseguida, casi como si se tratara de una carrera contrarreloj, los senadores coincidieron en un homenaje a la cantante Mercedes Sosa con un minuto de silencio en el recinto.

Pese a que se abstuvo de participar en el recinto, la correntina Sánchez, cuyo cambio de postura generó polémica, colaboró en el comienzo del tratamiento del proyecto de ley. "Fue una de las primeras en llegar", explicaron desde el Frente para la Victoria. Sánchez, aliada al gobernador radical Arturo Colombi, esperó en su banca el arribo de los legisladores del bloque del Frente para la Victoria (FpV) para facilitar el quórum.

El senador kirchnerista Nicolás Fernández fue el miembro informante elegido por el bloque oficialista para abrir el listado de exposiciones en el Senado. Fernández citó al fallecido periodista Rodolfo Walsh y defendió con uñas y dientes el proyecto impulsado por el matrimonio presidencial. "Es un disparate y una mentira que esta ley da un año de plazo para las desinversión de las empresas porque primero se tiene que conformar la autoridad de aplicación y luego puede ser revisado por la Justicia, así que es mentira que deban vender a precio vil sus empresas", sostuvo el legislador.

Luego, fue el turno del presidente de la la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, Guillermo Jefenes, quien dedicó más de un párrafo a las presiones por parte de los medios de comunicación. "La presión la sufrí por parte de los medios de prensa que querían que traicionara mis tradiciones políticas", dijo en su intervención.

Cuando el desenlace de la sesión se fue acercando, comenzaron a llegar dirigentes kirchneristas de pura cepa a la Cámara de Senadores. Entre ellos Carlos Kunkel, Diana Conti, Julio Piumato, Norberto Iztcovich, Juan Manuel Abal Medina y María José Lubertino. Inclusive, los rumores en los pasillos y la mayor presencia policíaca dejaban entrever la posibilidad de que el propio ex presidente Néstor Kirchner dijera presente y festejara la aprobación de la Ley de Medios.

Comentá la nota