El kirchnerismo firmó el dictamen y ahora cuenta votos para evitar cualquier cambio

El debate en comisiones del proyecto que reformula el negocio de los medios audiovisuales tuvo un lánguido final. El Grupo Clarín no concurrió a exponer su postura y la oposición faltó porque ya no había posibilidades de cambio. Sólo fueron dos funcionarios del Gobierno, y lo escucharon los oficialistas. Ahora la incógnita reside en saber si en el debate en el recinto puede haber cambios en algunos artículos polémicos. En ese caso, volvería a la Cámara de Diputados.
El viernes 9 de octubre será una fecha clave para el Gobierno. Ese día, la Cámara de Senadores tratará en el recinto el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que envió el Ejecutivo y que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados. El kirchnerismo ya consiguió el dictamen, tiene asegurados los apoyos para la votación en general y sólo resta definir si también los tendrá para que la norma se apruebe sin modificaciones.

Ayer, terminaron las audiencias que realizó el plenario de cuatro comisiones del Senado con la visita del interventor del Comfer, Gabriel Mariotto, y el titular de la Comisión Nacional de Comunicaciones, Ceferino Namuncurá. Se esperaba también la presencia de un representante del Grupo Clarín, pero finalmente el director corporativo de Relaciones Externas del grupo, Jorge Rendo, envió una nota justificando la no concurrencia de la empresa en la decisión del oficialismo de avanzar en la sanción del texto sin realizar modificaciones.

Paso seguido, los senadores oficialistas procedieron a firmar el dictamen. En las comisiones de Presupuesto y de Asuntos Constitucionales, la mayoría se consiguió por la mínima diferencia. El voto clave, como se supo el jueves, fue el del jujeño Guillermo Jenefes, quien manifestó su rechazo a la iniciativa tal como está, pero igualmente firmó en disidencia y permitió que el Gobierno pudiera tener el dictamen. "Este senador de ninguna manera tomará de rehén al bloque oficialista", esgrimió.

Luego de la reunión –que estuvo medio vacía por la ausencia de los legisladores de la oposición, que repudiaron la decisión del oficialismo de cerrar el debate y no dar lugar a modificaciones–, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, se mostró optimista de cara a la sesión del viernes próximo. "Tenemos el número necesario para votar la ley", aseguró el rionegrino, que confía en tener también el apoyo de algunos aliados.

De hecho, el kirchnerismo asegura tener garantizados 38 votos para aprobar el proyecto, pero podría llegar a conseguir 40. Necesita 37 para tener quórum. El bloque K hoy tiene 39 senadores, entre los cuales están Roberto Urquía y Elida Vigo, quienes probablemente no estén en la sesión ya que pidieron licencia médica. A los 37 que quedarían, hay que sumarles el socialista Rubén Giustiniani y los fueguinos José Martínez y Rosa Díaz, que también votarán a favor. El neuquino Horacio Lores suele ser un aliado, pero si imita a los diputados de su partido debería votar en contra.

Sin embargo, el escenario todavía es incierto en la votación en particular. Varios artículos son motivo de duda para algunos senadores que apoyarán la ley, incluso del oficialismo. Entre ellos, los puntos que establecen la autoridad de aplicación y el 161, que fija el plazo de un año para desprenderse de las licencias que no cumplan con lo previsto en la ley. Jenefes ya anunció que planteará sus dudas durante el tratamiento del proyecto. Desde el oficialismo se le podrían sumar los chubutenses Marcelo Guinle y Silvia Giusti, la mendocina Mónica Troadello y el catamarqueño Ramón Saadi.

El radicalismo, en tanto, tiene previsto presentar un dictamen de minoría la semana próxima y espera contar con el acompañamiento de María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica y del independiente Samuel Cabanchik. El peronismo federal, en tanto, anunció que estará presente en la sesión pero que votará en contra.

El jueves 27 de agosto, la presidenta Cristina de Kirchner anunció el envío del proyecto al Congreso. De no mediar modificaciones, la iniciativa, que tiene más de 160 artículos, sería aprobada en sólo un mes y doce días.

Comentá la nota