El kirchnerismo busca retener a los diputados que no renovarán

Son 42 oficialistas cuyos mandatos terminan a fin de año y podrían desertar.
Entre los esfuerzos del oficialismo para evitar la dispersión del bloque en la Cámara Baja luego del revés electoral, aparece un grupo crítico: se trata de los diputados que no renovarán su banca en diciembre. Dado que muchos tienen que volver a sus provincias para recomponer sus carreras políticas y en ese sentido el kirchnerismo ya no les aporta demasiado rédito, o por el despecho de los que no les asignaron un lugar expectante en las listas, en algunos casos quedan pocos motivos para que mantengan su fidelidad al Gobierno.

El oficialismo perderá la mayoría (que hoy obtiene con aliados) en diciembre, pero la derrota del 28 también amenaza con deserciones inmediatas. Tanto que no se retomaron las sesiones en Diputados ni se retomarán hasta los primeros días de agosto, para tantear el escenario y recomponer la tropa. "Ninguno planteó dejar el bloque. Hasta los entrerrianos lo desmintieron", se escuchó en el despacho de Agustín Rossi, titular de la bancada. Los entrerrianos son los bustitas Cristina Cremer (esposa del ex gobernador), Gustavo Zavallo y María de los Angeles Petit, que amagaron con el portazo. El único que lo confirmó, hasta ahora, fue el cordobés Arturo Heredia. Pero los cuatro apoyarán el pedido para extender la coparticipación de la soja a otras áreas de la economía, como petróleo y minería.

Entre los 42 kirchneristas que no renuevan, algunos irán al Ejecutivo: al ya designado Jorge Coscia como secretario de Cultura se le sumarían Edgardo Depetri y Patricia Vaca Narvaja. Difícil imaginarlos con la oposición, igual que otros que fueron candidatos en la Provincia y quedaron afuera: Dante Dovena (un K incondicional), Marcelo Fernández (hombre de Ricardo Echegaray), Olga Llanos y Noemí César (cercanas a Aníbal Fernández). Claudia Bernazza (27° en la lista) en principio se mantendría y hay tres "impredecibles": las ex duhaldistas Marcela Bianchi y Mabel Muller, y María del Carmen Rico. Sin embargo, aunque a la hija de Rico la ven casi afuera, a Muller no tanto por el puesto de su esposo, Oscar Rodríguez, en la embajada en Montevideo.

En cuanto a los diputados del Interior, pesará la interna del PJ. "En este partido no hay suicidas", se sinceró un referente. Al pampeano Manuel Baladrón, la chubutense Eva García de Moreno, el salteño Rubén Salum y a otro entrerriano, Higinio Calza --del Frente Grande pero también cercano a Busti-- los miran de reojo. Menos inquietud provocan los de las provincias con gobernadores más afines a la Rosada: Tucumán, Formosa, Misiones, San Juan, La Rioja y Chaco, aunque en este último caso la oposición deja trascender que analizan votar a favor de una rebaja en las retenciones. Los santacruceños se mantendrían fieles a pesar de la derrota en el pago chico de los K, los jujeños quedarían contenidos por el presidente de la Cámara, Eduardo Fellner (con la duda del derrotado Carlos Snopek), y el cordobés Alberto Cantero "es un soldado de la causa", confían.

"Apostamos a que los que no renuevan sean los primeros en cruzarse", se entusiasmó un opositor que fogonea el pedido de sesión especial para terminar con el impasse del oficialismo. "No la piden porque no les da el número. Cuanto más violento avancen, más nos abroquelan", desafió uno de los K más influyentes, aunque en rigor el oficialismo tampoco se anima a llamar al recinto hasta avanzar con el operativo de contención.

Comentá la nota