El kirchnerismo busca remontar la cuesta y eligió Rosario como inicio

Para remontar la cuesta Néstor Kirchner decidió empezar bien de abajo, en Rosario. Llenó de fervor Sportivo América y logró reunir una amplia diversidad kirchnerista normalmente dispersa en Santa Fe. Los centros urbanos del país condensan las mayores adversidades al oficialismo, y en esta provincia Fe para 2011, el peronismo K sólo tiene dificultades por resolver. Las dos principales, el gobernante socialismo, y el triunfante reutemismo que no compartirá fórmula presidencial con la Casa Rosada.
  Pero, se sabe, si algo parece inquebrantable en el santacruceño es su convicción. Está seguro de que podrá recuperar electoralmente lo que perdió en los últimos dos años. Este nuevo punto de partida del kirchnerismo, con la ya inocultable vocación hacia 2011, desde Rosario, tuvo su punto más visible en un repleto Sportivo América. Aunque los logros mas consistentes no fueron dados por la ocupación total del estadio de básquet de la calle Tucumán: fue notoria la adhesión que logró Néstor Kirchner entre los intendentes peronistas de la provincia. Con José Luis Freyre, intendente de Venado Tuerto, sentado en primera fila, junto al ex intendente rosarino Héctor Cavallero (aliado de Agustín Rossi) y al líder de Villa Gobernador Gálvez, Pedro González.

  Néstor Kirchner fue muy estricto con los horarios, a las siete de la tarde ya estaba sentado en el restorán de club, esperando subirse al escenario, flanqueado por los diputados Agustín Rossi y Gustavo Marconato, y por algunos de los intendentes que llegaron hasta Rosario especialmente para el acto. El apuro de Kirchner no fue casual: lo esperaba una multitudinaria cena con unos 350 empresarios en el hotel céntrico de cinco estrellas que tiene la ciudad. Según pudo saber La Capital, la respuesta empresaria ante la invitación de Néstor Kirchner superó las expectativas. Llenos de entusiasmo confiaron que unos 80 empresarios "se invitaron solos", hasta colapsar la capacidad del Ros Tower, "tuvimos que habilitar dos plantas, hubo un sector que lo vio a Néstor a través de una pantalla gigante", explicaron desde la organización.

   Respetando el abc de la construcción de poder en política (en este caso una restauración de un poder puesto en jaque) el ex presidente valoró la vocación de los empresarios rosarinos y santafesinos por sentarse a su mesa. Acompañado por el diputado Rossi, Kirchner les entregó un discurso de unidad, esperanzador y con extremo cuidado de no atacar a sus adversarios políticos, sobre todo los locales.

   En la misma línea discursiva se había expresado apenas un par de horas atrás delante de los militantes: "No a las peleas de corto vuelo", expresó. Cuidadoso, y sabiendo que caminaba sobre un territorio adverso —la provincia de Santa Fe— Kirchner repitió "no vine a atacar a nadie".

   Los aplausos más intensos en Sportivo América llegaron cuando Kirchner trajo el saludo de la "presidenta Cristina".

   El kirchnerismo dejó anoche virtualmente lanzada la aventura de la continuidad para después de 2011, y con Agustín Rossi como virtual candidato provincial.

   A priori, una aventura difícil, como cruzar un desierto con pocos litros de agua en las alforjas y unas cuantas latas de sardinas. Sin embargo nada ni nadie podría pronosticar a la Argentina de marzo de 2011, la fecha en que finalmente todos los espacios políticos —no sólo el oficialismo— decidirán sus estrategias electorales.

  La provincia de Santa Fe, junto con la de Córdoba y la Capital Federal, constituyen los distritos más ásperos para las aspiraciones kirchneristas. En las dos primeras, dominan las consecuencias devastadoras que dejó la crisis del campo. En la otra, la adversidad con el peronismo en todas sus versiones ha sido histórica.

  Pero el kirchnerismo parece haber comprendido que sin remontar la imagen y la inserción política en los grandes centros urbanos de la Argentina, su suerte estará echada. Y por eso empezó ayer su aventura en Rosario.

Comentá la nota