El kirchnerismo busca imponerse con los votos del centroizquierda

Hay contactos con Macaluse, Lozano y hasta con neuquinos y santiagueños.
"Nosotros no somos aliados". Las kirchneristas Patricia Fadel y Patricia Vaca Narvaja escucharon la frase en boca de Eduardo Macaluse y Claudio Lozano, en una reunión privada. Los diputados del SI y Proyecto Sur hicieron la aclaración ante la convocatoria del oficialismo, en problemas para reunir quórum tras la derrota electoral, y plantearon la necesidad de "llegar a un consenso amplio" para avanzar en la prórroga de las facultades delegadas.

Las primeras deserciones del bloque kirchnerista dejaron tan ajustados los números que, tanto Fadel y Vaca Narvaja como Agustín Rossi, jefe de la bancada, multiplicaron los contactos para contener a la tropa propia, mantener los 21 aliados que acompañaban antes de las elecciones y sumar el apoyo de los nueve ex aristas del SI y de Lozano. Entre los diferentes espacios de estos últimos dos grupos, en una posición intermedia entre el Frente para la Victoria y los opositores más duros, también hubo conversaciones. Y coincidieron en la preocupación de "quedar pegados" al oficialismo. "Coincidimos en buscar un acuerdo porque no hay espacio para el poroteo. ¿Quiénes se hacen cargo de los votos que faltan para el quórum?", confió un diputado cercano al kirchnerismo. "Y tampoco queremos ser funcionales a (Hugo) Biolcati", agregó otro. La mayoría son de la centroizquierda.

Macaluse y Lozano exigieron medidas para combatir la pobreza y podrían aceptar una "prórroga breve" para las facultades delegadas, con un tratamiento aparte para los derechos de exportación. "No queremos que se discutan todos los temas y no el que consideramos más urgente", aseguró Macaluse en referencia a la asignación universal a la niñez. En cuanto a las retenciones, Lozano busca un "debate amplio".

Silvia Vázquez, Claudio Morgado (Forja) y los cuatro de la Concertación (liderados por Hugo Prieto) plantearon diferencias para mantener la delegación en "cuestiones conflictivas". "No hay espacio para rehuir el debate por las retenciones", aseguró Vázquez. Su espacio impulsará gravar la renta financiera y el impuesto a la herencia, para compensar la baja en la recaudación.

Los cinco integrantes de Encuentro Popular y Social aceptan la prórroga de un año para que el Ejecutivo pueda seguir fijando los derechos de exportación, y revisar el resto de las facultades delegadas. "En las retenciones, el Gobierno no puede estar al margen. Pero no se puede prorrogar todo a ciegas", explicó Ariel Basteiro. Rossi y Vaca Narvaja mantuvieron contactos con este grupo.

Los cinco santiagueños que responden a Gerardo Zamora mantendrían el apoyo al proyecto, lo mismo que el cordobés Francisco Delich, ex juecista y ahora hombre de Daniel Giacomino, cercano al kirchnerismo. Algo similar se pensaba con los tres neuquinos del MPN, aunque José Brillo puso suspenso con una frase: "Nuestro voto no está definido". En esa situación también entrarían un grupo de independientes, habituales aliados al oficialismo, como Paola Spátola, Emilio Kakubur y Lorenzo Borocotó. Cada voto pasó a tener una importancia decisiva.

Comentá la nota