Kirchner volvió a cargar contra Clarín y dijo que en junio no perdió

Kirchner volvió a cargar contra Clarín y dijo que en junio no perdió
Acusó al diario de buscar desestabilizar al país. Y sostuvo: "Ni pienso en retirarme".
Campaña permanente. Acto número once después de las legislativas de mitad de año. Néstor Kirchner sólo piensa en la revancha para 2011 y ya tiene contrincante elegido para sus arengas públicas: Clarín.

En su fervoroso discurso de ayer en el plenario nacional del Movimiento Evita nombró a este diario y al presidente del Grupo, Héctor Magnetto, una decena de veces y los acusó de casi todos los males que aquejan al país. En el medio, se hizo tiempo para resumir su visión sobre los comicios del 28 de junio pasado, en el que el Frente para la Victoria perdió la mayoría en el Congreso. "Fuimos primera minoría en el país y perdimos por muy poco en la Provincia. No fue una derrota, las derrotas del pueblo fueron las de 1955 y 1976", aseguró, en referencia a los golpes de Estado de esos años.

Sus evocaciones de los años más oscuros tuvieron una devolución entusiasta en los cánticos de un público mayoritariamente juvenil, pero con pasión setentista: "Videla, Viola, Massera, caven la tumba que Aramburu los espera"/ "Vamos a volver/Como en el 73, Patria o muerte es la consigna", fueron algunos de los hits, que Kirchner acompañó asintiendo con su cabeza y con emoción en sus ojos.

Pero su punching ball preferido, está dicho, fue este diario y su presidente, a los que acusó de "ser un grupo monopólico al que no le interesa la profundización de la democracia", "quedarse con el dinero de los trabajadores" a través de la venta de acciones sobrevaluadas a las AFJP, "promover la desestabilización del país diciendo en el exterior que se viene el default" y fomentar el desempleo: "En el tercer trimestre la desocupación va a estar por debajo del nueve por ciento, aunque no le guste a Magnetto y el Grupo Clarín", dijo.

A pesar de que algunas semanas atrás advirtió que había apartado este diario de sus lecturas cotidianas, parece que no puede dejar de leerlo. "Los crispados no somos nosotros. Los crispados son ellos, Clarín, Magnetto, bastardeando las cosas que están escribiendo todos los días", se quejó.

"Nos quieren demonizar, quisieran que ni existiéramos. El sueño de ese grupo sería proscribirnos a algunos", continuó. Y enseguida pidió "que la Justicia avance en los procesos de lavado de dinero que involucran al señor Magnetto y otros". Pareció aludir a la denuncia de Hernán Arbizu, un banquero prófugo de la Justicia estadounidense, que se escapó de Nueva York con una lista de supuestos depositantes argentinos en el JP Morgan.

Kirchner acusó a la oposición de "bajar los brazos, hacer seguidismo y estar preocupada por si el diario le saca un artículo y ser empleado del poder de turno". Y, antes de terminar, repitió sus conceptos de anteayer en otro acto similar con los jóvenes de La Cámpora: "Ni me retiro, ni nunca pensé en rendirme".

Lo aplaudieron en el escenario su hermana Alicia Kirchner, el secretario de Inteligencia, Héctor Icazuriaga, y su nuevo escolta inseparable, el secretario de la gestión pública, Juan Manuel Abal Medina.

Antes de comenzar, los líderes del Evita habían encendido la tarde. El diputado provincial Fernando "Chino" Navarro le pidió a Kirchner que reasuma la presidencia del PJ para "llenarlo de peronismo". Y el ex funcionario de Desarrollo Social Emilio Pérsico aseguró que van a apoyar a Néstor o Cristina para 2011. Ya preparan un acto en cancha de Atlanta para el 11 de marzo. El día de la victoria del "Tío" Cámpora en el 73.

Comentá la nota