Kirchner se vistió de presidente y garantizó que no habrá un nuevo default

El ex presidente reunió a ministros y legisladores K para celebrar el primer año de CFK en el poder. Allí vaticinó un triunfo del oficialismo en 2009 y defendió la 125
Parece una escena repetida, como si el tiempo no hubiese pasado. Pero muchas cosas pasaron durante este ultimo año de gestión kirchnerista para que el encuentro de legisladores del oficialismo fuese el marco adecuado para extenderlo y abrirlo a todo el arco K, que le dio el color para celebrar el primer año de Cristina Fernández al frente del Ejecutivo, a pesar de su ausencia. La mutación de un brindis legislativo en un acto casi gubernamental fue suficiente para mostrar a un Kirchner como en sus tiempos de mandatario nacional, y haciendo una enérgica defensa del proyecto que encabeza junto a Cristina.

En un extenso discurso de más de 40 minutos, que brindó en la sede del Correo Central, Kirchner repasó desde el conflicto contra el agro, el papel de la oposición, la vigencia del modelo político denominado, en algún momento, Concertación, las elecciones del próximo año y, como ya es su costumbre, no ahorró críticas para los medios de comunicación. Es decir, un Kirchner en su mejor faceta. Un Kirchner que no sólo defiende a Cristina, sino que ya se muestra casi en campaña. Y un Kirchner que aprovechó el escenario, mejor dicho el atril, para argumentar la necesidad de aprobar (hoy se trata en Diputados) el paquete anticrisis enviado por la Rosada.

Con tono presidencial y rodeado de casi la totalidad del gabinete de CFK (sólo faltaron los que están en Rusia junto a la Presidenta), el titular del PJ salió al cruce de los “analistas” y aseguró que la Argentina “no va a tener problemas con sus vencimientos, no vamos a entrar en default, vamos a cumplir con todos los compromisos externos como corresponde en 2009, 2010 y 2011”.

Como si fuese una espina clavada, Kirchner volvió sobre sus pasos para reivindicar la resolución 125 que imponía las retenciones móviles a las exportaciones: “Era una ley que había sido pensada con antelación a la crisis, para solucionar lo que iba a venir, y hoy las cosas con ella estarían mucho mejor”.

Del mismo modo y a un día de la votación del proyecto de ley con las medidas anticrisis en Diputados, el patagónico dijo que las “medidas defienden a la producción y el empleo”, pero insistió en que hay sectores que “prevén el fin de nuestros días y no entienden que se pueda administrar correctamente”. Sin más rodeos, las palabras de Kirchner fueron un mensaje directo a los legisladores para defender en lo que queda del año las medidas del Gobierno, que incluyen la expropiación de Aerolíneas, el blanqueo de capitales, impuesto al cheque y emergencia económica. Como era de esperar, no faltó el tono electoral, con el 2009 al filo. Y por eso no sólo culpó a la oposición de provocar la crisis del 2001, sino que anticipó una victoria del oficialismo: “puede que tenga mucho más sabor ganar con un sector de el prensa en contra”.

Comentá la nota