Kirchner visitó a De la Torre.

El presidente del PJ, Néstor Kirchner, volvió ayer al Conurbano junto al vicegobernador Daniel Scioli, en un acto en San Miguel, donde finalmente no estuvieron Aldo Rico ni su hija, la diputada María del Carmen Rico, enfrentados al intendente del distrito, Joaquín De la Torre. Allí, Kirchner pidió a los argentinos que tengan memoria para no votar el 28 de junio "a la Alianza residual", como definió al frente de la Coalición Cívica y la UCR, "ni a los que remataron al país en los ’90", en alusión a "la derecha neoliberal" de Mauricio Macri y Francisco De Narváez.
Si bien el eje central de su discurso fue el de la inseguridad y su pedido de que el Congreso trate la ley penal de menores (ver páginas 2 y 3), Kirchner cargó también contra "los traidores que no cumplen con las responsabilidades institucionales".

La arremetida no sólo pareció apuntar al vicepresidente Julio Cobos, sino también al diputado Felipe Solá, aliado ahora a Macri y De Narváez. "El peronismo puede ser disidente, es debatidor, pero no hay que confundir disentir y debatir con la traición. Pero vamos a demostrar que millones de voces pueden más que un traidor que abandona la trinchera."

Cuando habló del frente entre el partido de Elisa Carrió y la UCR, la calificó como "la Alianza residual", en referencia al gobierno de Fernando de la Rúa, que integraron varios dirigentes de la CC y el radicalismo. "Son las mismas caras de esta alianza residual que se arrastra entre las mesas rurales patronales. Hay que tener memoria y acordarse de estos señores, que hoy hablan y ayer fundieron a la patria. Los que provocaron dolor en millones de hogares y quieren volver a gobernar el país."

Durante un buen tramo de su discurso en el club Muñiz de San Miguel, Kirchner alternó entre críticas al PRO y a la CC. En uno de los párrafos dedicados a la alianza Macri-De Narváez, dijo: "Vemos a los representantes del neoliberalismo que se cayó en el mundo, la derecha neoliberal, que hablan de construir la Argentina cuando la vendieron y dejaron a la gente en calle". Y a continuación remató con que los militantes peronistas "no tienen nada que ver con el PRO, que en los años ‘76 y ‘90 profundizó el quiebre del país".

También cuestionó a la oposición por el "oportunismo" frente a los problemas de inseguridad y de la epidemia del dengue. "Siento vergüenza al ver dirigentes desesperados tratando lucrar con la enfermedad", sostuvo.

En cuanto a la inseguridad, le apuntó a De Narváez y señaló que algunos "con mucho dinero hablan de la inseguridad en los partidos (de fútbol) televisados" y que con "la vida de la gente algunos lucran casi mercenariamente".

Como el martes pasado en Tres Arroyos, Kirchner volvió a defender el proyecto oficial de ley de Comunicación Audiovisual y dijo que el país necesita "medios democráticos", en lugar de "diarios que acompañaron a la dictadura y que taparon sus crímenes porque estaban jugados con el golpe". Antes del acto hubo movidas internas en San Miguel, ya que el intendente De la Torre no había invitado a Rico, presidente del PJ local, pero había versiones de que concurriría igual el ex carapintada y aliado electoral del kirchnerismo. Luego se dijo que en su lugar iría su hija. Pero finalmente no asistieron "para evitar incidentes", según dijeron fuentes cercanas a Rico. Sí estuvieron los intendentes de José C. Paz, Mario Ishii, de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, de Moreno, Andrés Arregui, de Tres de Febrero, Hugo Curto, y de Ituzaingó, Alberto Descalzo.

Comentá la nota