Kirchner visitará Quilmes

De cara a las elecciones de junio, el ex mandatario presentará su candidatura en nuestra Ciudad el próximo miércoles. Hubo diferencias por el discurso apocalíptico

El ex presidente y titular del PJ, Néstor Kirchner, vistará Quilmes este miércoles para anunciar su candidatura de cara a las elecciones legislativas del 28 junio.

En este viaje estará acompañado por el gobernador Daniel Scioli, quien también lo seguirá a Ensenada donde realizará la segunda visita de campaña de esta semana.

Además, comenzará la carrera contra reloj para definir la grilla completa de postulantes, en la que Kirchner debe cerrar distritos clave como la Capital, donde el ex presidente aún no encuentra candidato. El sábado próximo vence el plazo legal para la presentación de candidaturas.

Después del discurso apocalíptico

Mientras tanto, el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, tomó ayer distancia del discurso de campaña de Néstor Kirchner y sostuvo que en las próximas elecciones la opción

no es el oficialismo "o el caos", sino que están en juego "dos modelos" de país.

"En esta elección no es nosotros o el caos, es la elección entre un modelo popular y de inclusión social, o uno que encaran los ex funcionarios de la Alianza que nos llevaron a la crisis del 2001. Se debaten dos modelos políticos y económicos bien diferentes", sostuvo el funcionario de Daniel Scioli en declaraciones radiales.

El jefe de ministros aseguró que el modelo que encarna Scioli en la provincia "es el de la producción y el empleo, el de la justicia social y un Estado presente e inversor en obra pública", lo que "contrasta notablemente con el modelo de (Francisco) De Narváez y (Mauricio) Macri, que paralizan la obra pública y hablan de ajuste".

"Estamos frente a una elección de medio término en la que no hay que dramatizar, pero sí tenemos la responsabilidad de ofrecerle a la sociedad los hombres más representativos del

justicialismo para defender las banderas del peronismo frente a los paladines del ajuste y la recesión", agregó.

Comentá la nota