Los Kirchner, tras otra victoria que tendría más costos que beneficios

Los votos están en Diputados. Eso ayudaría luego al Senado. Pero no cesa la intranquilidad.

Por: Eduardo Van der Kooy

Salvo algún giro impensado de las últimas horas, el gobierno de Cristina y Néstor Kirchner podrá sancionar en Diputados el proyecto de reestatización de las jubilaciones.

El jefe del bloque del PJ, Agustín Rossi, afina las cuentas y esas cuentas no dejan dudas, como ocurría en vísperas de la votación de la resolución 125 que desató el conflicto con el campo. Los votos del oficialismo oscilan entre 145 y 156, sobre los 129 que requeriría para la consagración.

'De qué dependería esa brecha? De la generosidad, que no acostumbra a ser mucha, que manifieste el kirchnerismo para introducir modificaciones al proyecto original. Ayer se consolidaron tres avances.

La creación de un Consejo Asesor que estará integrado por el titular de la ANSeS, el jefe de Gabinete, tres representantes obreros, dos jubilados, dos empresarios, dos banqueros y dos legisladores (un diputado y un senador).

La decisión de ratificar, como reclamaban algunos sectores de la oposición, que se garantizará el empleo para los cesantes de las AFJP. La confirmación de que los fondos previsionales, en ningún caso, podrán estar a disposición del Estado para efectuar inversiones en el exterior.

Los avances, en ese terreno, se hicieron con muchos menos escollos y presiones que los que caracterizaron las discusiones en el tiempo del pleito con el campo.

Las circunstancias son otras. La pelea con el campo tuvo desde el comienzo un abrumador apoyo social y produjo una articulación espontánea entre la dirigencia rural y la oposición.

La sociedad desconfía ahora, con seguridad, de la inopinada e inconsulta determinación del Gobierno, pero carece de convicción y de argumentos sólidos para defender los beneficios de la jubilación privada.

Vale la pena reparar en un contraste. Durante el conflicto con el campo hubo más de una decena de dirigentes de la oposición que dieron la cara en las comisiones parlamentarias para defender la postura de la dirigencia rural. En estos días no se vio a un solo dirigente opositor salir en resguardo de las AFJP. La única persona que con seguridad defendió los fondos de pensión fue el titular de la cámara que las agrupa, Sebastián Palla.

La artillería de la oposición estuvo alimentada por argumentos políticos en contra del Gobierno. Las críticas porque lo que se considera una confiscación de las cuentas de las AFJP y las dudas serias sobre la idoneidad del Gobierno kirchnerista para administrar en el futuro esos fondos millonarios.

Con ese cuadro a la vista, la estrategia opositora, tal vez, resultó equivocada. 'Cabía el llamado a una movilización, como la que se hará hoy, en rechazo a la estatización? 'Cabía con una sociedad con más actitud prescindente que participativa? 'No se expone a la comparación inevitable con los que fueron memorables actos de Rosario y del Monumento a los Españoles?

De la holgura con que el Gobierno obtenga la aprobación de la reestatización jubilatoria en Diputados dependería el comportamiento oficial en el Senado donde los números resultan más estrechos. Pero ese comportamiento podría obedecer además a otros motivos: ciertas decisiones que podrían adoptarse en Diputados con legisladores que repitan, como sucedió en el conflicto con el campo, su conducta rebelde.

Felipe Solá ocupa hoy ese lugar. El diputado bonaerense no está dispuesto a acompañar el proyecto oficial y en su cruzada arrastraría otros cuatro votos. La paciencia de Kirchner, en ese caso, podría ser colmada y Solá ser expulsado del bloque oficial. Un beneficio político para el ex gobernador --la victimización siempre suele serlo-- en su todavía larga travesía para pugnar por la candidatura presidencial en el 2011.

El kirchnerismo podría sufrir, de ese modo, otro desgajamiento de los tantos que ha padecido desde que estalló el conflicto con el campo. El kirchnerismo sigue detrás de duras batallas políticas que, en el mejor de los casos, le permiten alcanzar victorias a lo Pirro.

Lo será también, de conseguirla, la reestatización de las jubilaciones por la intranquilidad interna y externa que ha generado. También por la imprevisión: en pocas semanas al Gobierno le he regateado casi 3 mil millones de dólares de fondos de las AFJP invertidos en el exterior. Sucedió a raíz de dos fallos del juez de Manhattan, Thomas Griesa, que lleva adelante demandas de los holdouts.

La intraquilidad popular se manifiesta también por razones ajenas a la reestatización de las jubilaciones. Se están empezando a palpar los primeros efectos de la crisis en la economía argentina.

El titular de la CGT. Hugo Moyano, empezó a reclamar al Gobierno mecanismos para paliar los efectos de la crisis.

El sindicalismo tiene registrado que la metodología empresaria extendida ahora es la cesantía del personal contratado y temporario.

Hay provincias, como Santa Fe, afectadas por la industria automotriz y la metalmecánica. Pero el secretario general de la Asociación de Empleados de Comercio señaló que la caída del empleo se está produciendo también en empresas de electrodomésticos.

La venta de electrodomésticos estaba incentivada con fideicomisos de consumo de las AFJP. Otro efecto de la medida adoptada que el Gobierno tampoco previó.

Comentá la nota