"A Kirchner se le terminaron los conejos de la galera".

Los principales referentes del PJ disidente en Buenos Aires auguraron hoy que el kirchnerismo "tendrá su ocaso" político en las próximas elecciones legislativas y advirtieron que al titular del PJ, Néstor Kirchner, "se le terminaron los conejos de la galera".
Así lo aseguraron el ex gobernador bonaerense Felipe Solá y el diputado nacional Francisco De Narváez, quienes estimaron que en los comicios presidenciales de 2011 el matrimonio Kirchner será sucedido por un dirigente "que no responda" a su línea.

"A Kirchner se le terminaron los conejos de la galera" de cara a las elecciones legislativas, subrayó De Narváez, y estimó que el ex presidente no se presentará como candidato en octubre, ya que "sabe que puede perder".

No obstante, el diputado de la Unión Celeste y Blanca aseguró que "pensaría seriamente" en la posibilidad de competir por una banca en el Senado, si es que Kirchner finalmente define una postulación para la Cámara alta.

"Si se abre la posibilidad de competir por una senaduría lo pensaría seriamente. Hay que darle la pelea a Kirchner, con audacia, con mucho coraje porque en esto van dos cosas, la construcción de un PJ serio y la posibilidad de cambiar una forma de manejo en la provincia", expresó De Narváez en declaraciones radiales.

De todas formas, remarcó: "Creo que sabe que puede perder y en su dinámica emocional él no defiende un proyecto, defiende el poder".

Solá, en tanto, consideró que Néstor Kirchner "ya no es un líder nacional", y aseguró que el dirigente que gane las elecciones en 2011 "no va a responder" al matrimonio presidencial.

Según evaluó, el sucesor de la presidenta Cristina Kirchner "pondrá más o menos énfasis en enfrentarlos, pero no va a ser un títere".

A la vez, dijo que su posible postulación a la Cámara de Diputados en octubre próximo es "independiente" de lo que haga el titular del PJ, aunque advirtió que no será candidato este año si su aspiración divide al peronismo disidente.

"Yo no tomé todavía la decisión de ser candidato, de hecho soy diputado. Pero tengo algo claro: no voy a ser candidato a diputado si el precio es dividir al peronismo no kirchnerista", puntualizó.

Solá se expresó de esta forma en momentos en que mantiene diversas conversaciones con sectores del PJ disidente y otras fuerzas, de cara a entablar acuerdos que le permitan posicionarse a nivel nacional, pensando en las presidenciales de 2011.

El espacio que lidera el ex mandatario bonaerense busca acercarse a De Narváez, con el objetivo de derrotar al kirchnerismo en el distrito más importante del país y confluir en una misma oferta electoral en la provincia.

Sin embargo, si bien existen "conversaciones" entre ambos sectores, no se vislumbra un entendimiento a corto plazo.

"Que Solá ahora se haga el anti kirchnerista es como un chiste. Fue una pieza fundamental en el 2005", enfatizó De Narváez, al poner distancia del dirigente bonaerense, quien dejó las filas del Frente para la Victoria el año pasado, tras el conflicto agropecuario.

Comentá la nota