Kirchner suma heridos en su regreso al PJ

Kirchner suma heridos en su regreso al PJ
A la deserción de Mario Das Neves y de Carlos Reutemann, se suman las objeciones que plantean otros mandatarios que tienen dudas sobre el beneficio de que el ex presidente retome las riendas del partido.
Néstor Kirchner está decidido a volver a la actividad pública con su recién recuperado traje de presidente del Partido Justicialista, que le devolvieron la semana pasada en un cónclave presidido por el gobernador Daniel Scioli y el camionero Hugo Moyano. El jueves lo esperan en Comodoro Rivadavia, territorio de uno de sus adversarios internos, el gobernador chubutense Mario Das Neves, quien anunció su alejamiento de la conducción del PJ por el regreso de Kirchner. No fue el único. También el senador electo por Santa Fe, Carlos "Lole" Reutemann, se alejó de la conducción del partido.

A pesar de que la reunión del Consejo Nacional del PJ de la semana pasada en La Plata tuvo asistencia casi perfecta, el "clamor" para devolver a Kirchner a la conducción nacional del justicialismo no fue tan festivo. Detrás de las sonrisas de la foto hubo un mar de dudas. Algunos de los gobernadores que asistieron al encuentro aseguran que lo hicieron por una cuestión "institucional" y, por lo bajo, intentan despegarse de la imagen del ex presidente.

En uno de los costados de la larga mesa en la que se consumó el rechazo a la renuncia a la presidencia del partido, que Kirchner había presentado el 29 de junio, estaba el salteño Juan Manuel Urtubey. "Hizo acto de presencia por una cuestión institucional. Pero no está ni acá (con los K), ni allá (con Eduardo Duhalde)", confesó un colaborador del joven gobernador. Días atrás, el propio Urtubey había dicho que "Kirchner y Duhalde cumplieron una etapa".

Parecida fue la situación del gobernador de San Juan, José Luis Gioja, quien desde principios de año viene juntando voluntades federales con la esperanza de escalar posiciones dentro del justicialismo. "El gobernador fue en señal de respaldo al Gobierno y sobre todo en apoyo a la nueva iniciativa de la reforma política", señaló un hombre de su círculo íntimo, quien no se olvidó de aclarar que "Gioja fue el primero en decir de que el PJ debe ir a una interna y es algo que sigue pensando".

Por fuera de la jugada kirchnerista quedaron todos los peronistas disidentes. No fueron ni siquiera invitados, por ejemplo, los vocales Felipe Solá y Reutemann, quien pocas horas después anunció su renuncia a ese puesto. El kirchnerismo más fiel salió a relativizar esa partida. Scioli señaló que el santafesino "está en su derecho" de renunciar a su puesto de vocal y dijo que "tendrá su razón, ya que son decisiones muy individuales". Menos piadoso fue Agustín Rossi: "En realidad no me sorprende. Será una toma de distancia más con el oficialismo", dijo el presidente del bloque de diputados, y santafesino, Agustín Rossi.

Comentá la nota