Los Kirchner suben la tensión para debilitar a Macri

Aníbal Fernández buscó desgastarlo y trata de frustrar la salida de la Policía Metropolitana
El gobierno de Cristina Kirchner abrazó en las últimas horas dos objetivos claros: sin vueltas, procura involucrar al propio jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, en la causa judicial por espionaje en su gestión, para desgastarlo, y al mismo tiempo se propone impedir que la Policía Metropolitana se ponga en marcha y salga a la calle, como pretende el macrismo, para que no se superponga en su jurisdicción con la Policía Federal.

Según confiaron a LA NACION fuentes del kirchnerismo, "el Gobierno defenderá al extremo la competencia de los federales" en la ciudad. El Gobierno sabe que la policía porteña es el principal proyecto de Macri y lo quiere tumbar. "¿Creían que era gratis sacar a la Federal de la ciudad?", se preguntó un funcionario presidencial que pronosticó que la policía de Macri no prosperará.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, comparó ayer a Macri con el ex presidente de los Estados Unidos Richard Nixon, que por un caso de espionaje, el recordado Watergate, debió renunciar, en 1974. Sobrevoló así en Balcarce 50 la palabra "renuncia".

La Casa Rosada, que denunció hace dos semanas un plan de desestabilización contra la Presidenta, bordeó así una intromisión sobre otro Estado autónomo, como la ciudad de Buenos Aires. "Aníbal no pidió la renuncia de Macri. Sólo lo comparó con Nixon", aclaraba anoche un vocero del ministro a LA NACION.

Sin embargo, un allegado al ex presidente Néstor Kirchner confió ayer a LA NACION que el escándalo de escuchas que investiga el juez Norberto Oyarbide podría terminar, en un futuro, con complicaciones severas para Macri.

Desde temprano, Aníbal Fernández golpeó directamente sobre la cabeza del gobierno porteño.

"El que no se puede sacar el lazo con la pata es Mauricio Macri: es el responsable número uno de esto. Por mucho menos, Richard Nixon renunció al gobierno de los Estados Unidos. Va a tener que dar una respuesta de estas características, no tiene otra salida", dijo el jefe de Gabinete a FM Milenium, pese a que luego intentaron relativizar sus dichos en sus oficinas.

Acusaciones

Aníbal Fernández, hoy el hombre fuerte del Gobierno, denunció que las escuchas descubiertas por la Justicia se planificaban directamente entre el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge "Fino" Palacios y el propio Macri. "Se manejaban directamente entre Palacios y Macri, trabajando con una suerte de pyme, para hacer escuchas telefónicas para después venderlas al mejor postor", dijo Fernández. Y acusó a Macri: "No ha parado de mentir".

Macri le respondió al mediodía. "Por menos del 10% de casos de corrupción que tiene el Gobierno echaron a Fernando Collor de Melo" de la presidencia de Brasil, dijo el jefe porteño.

Esto exacerbó la verba de Aníbal Fernández, que por la tarde le respondió en un inusual raid mediático por las radios Mitre, La Red, Continental, Radio 10 y los canales 13 y América 24. "Macri es el responsable político", dijo Fernández. "Nos toma por idiotas a todos, dice estupideces sin sentido", lo atacó el jefe de Gabinete.

"Macri va a tener que responder a la Justicia por su irresponsabilidad", dijo. Sus voceros decían que Macri eludió las referencias sobre la causa y vaticinaron que será involucrado en la investigación judicial. "Todo está en la Justicia y eso no se va a detener", advirtió Aníbal Fernández.

Comentá la nota