Kirchner será "víctima" del acoso femenino en el Congreso que viene

La oposición reunirá a mujeres de fuerte personalidad desde diciembre.
Néstor Kirchner atenderá desde el 10 de diciembre en la oficina que deja libre la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Patricia Vaca Narvaja, primera dama del kirchnerismo parlamentario. No ocupará cargos, pero será vecino del jefe de bancada, Agustín Rossi, a quien asistirá como timonel en las sombras del barco K. El bloque oficialista será cosa de hombres.

Puertas adentro, el ex presidente se dedicará a disciplinar una tropa disminuida, con poco más del tercio de la Cámara. Puertas afuera, se topará con una oposición envalentonada por su crecimiento en las elecciones del 28 de junio. Y estará jaqueado por hombres más duchos que él en tenidas parlamentarias, pero sobre todo por damas de fuerte personalidad que pugnarán por arrinconarlo para llevar agua a sus molinos. O a los de sus referentes para el 2011.

Ellas preparan sus galas para lucirse. Cada una con su estilo. Elisa Carrió acosará a Kirchner con su incandescente fogosidad. Graciela Camaño, con su filosa competencia legislativa. Gabriela Michetti, con su sutileza intencional.

La líder de la Coalición Cívica está decidida a encabezar su bloque para no regalar protagonismo en su cruzada por recuperar el primer plano. Y necesita de la polarización personal con el ex presidente para convertir en realidad sus ilusiones de volver a ser el eje convocante de la oposición.

Camaño está con pie afuera del bloque K y analiza una oferta para presidir el del peronismo disidente. Serán nada menos que 40. Eduardo Duhalde la postuló por sus dotes parlamentarias, sin ocultar segundas intenciones: la esposa de Luis Barrionuevo le servirá de ariete para sus aspiraciones presidenciales en el Parlamento.

Michetti entra a la Cámara para jugar suelta --no pensó en pelearle la jefatura del bloque PRO a Federico Pinedo-- y aportar a la construcción de la carrera nacional de Mauricio Macri, explotando su tono ajustado al "sentido común de la clase media".

Las tres, a la vez, se disputarán el rol de articuladoras del espacio opositor, donde habrá unas cuantas mujeres más con ansias de mostrar sus uñas. Una incógnita es el papel que jugará Margarita Stolbizer, recién divorciada de Carrió y con flirteos de ritmo oscilante hacia Julio Cobos, quien no la descarta como compañera de fórmula para las presidenciales del 2011. Apuesta a darle identidad propia, de "oposición racional" al GEN que fundó al irse de la UCR y que sumará 5 bancas.

Los radicales, machistas por tradición, no suelen dar protagonismo a las damas. Aunque la voz más estridente que dio en los últimos tiempos la hizo sonar una exponente de ese género, la porteña Silvana Giúdici, en la feroz pelea contra la ley de medios que llevaba precisamente en el orillo la K de Kirchner. Otra voz para sumar al proyecto Cobos. Habrá otras "muñecas bravas": Patricia Bullrich, Claudia Rucci.... Atenti Kirchner: peligro de acoso total.

Comentá la nota