Kirchner será candidato por necesidad

Por Luis Majul.

Néstor Kirchner será candidato en octubre no porque la apasione, sino por pura necesidad. Bajará por unos meses del Olimpo de Olivos porque sabe que, si no lo hace, después no tendrá derecho ni poder para discutir lo que de verdad le importa: ser candidato a presidente para suceder a su esposa, Cristina Fernández de Kirchner.

¿Kirchner lo pensó bien? ¿Lo decidió porque está convencido de ganará? ¿Sabe lo que le espera si pierde frente al candidato que surja del acuerdo Macri, De Narváez y Solá? Nada de eso. Sencillamente lo debe hacer. Está acorralado. No tiene más remedio. Lo obligaron Macri y Solá al aceptar que su acuerdo incluye además el deseo de ambos de ser los próximos jefes de Estado. Lo siguió obligando Carlos Reutemann al irrumpir como candidato en Santa Fe y declarar que esta vez sí tiene ganas de subirse al tren de la historia que dejó pasar hace ya ocho años. Y lo terminó de forzar Eduardo Duhalde con su plan secreto de desgastar a “los actores de reparto” para asumir el protagónico en el caso de que la crisis necesite de un bombero con su nombre y apellido.

“Si Néstor gana aunque sea por un voto, podrá poner sobre la mesa su derecho a presentarse en 2011. Presentarse en las mismas condiciones que Reutemann, Macri, Solá, Daniel Scioli y los gobernadores que triunfen en sus provincias. Y en tren de especular, si no le va tan mal, podrá esgrimir su derecho a elegir el candidato que más le guste. Pero si no se presenta él mismo, nadie, dentro del peronismo, ni siquiera sus principales amigos, le van a conceder esa posibilidad”, interpretó con lucidez uno de los pocos hiperkirchneristas especializado en pejotismo y maquinaria electoral.

-¿En serio, no tiene alternativa? ¿Y Sergio Massa?- le pregunté.

-Ya le dijo que no quiere ser legislador. Que prefiere volver a Tigre y que no cuente con él. Además, Néstor no le tiene confianza.

-¿Y Florencio Randazzo? ¿Y su hermana, Alicia Kirchner?¿Y Graciela Ocaña, que tiene muy buena imagen? ¿Y José Scioli, hermano de Daniel, cuyo apellido puede sumar votos? ¿Y el reciente invento de Guillermo Vilas?

-No definen. Pueden ser buenos acompañantes, pero ningún intendente se va a jugar la vida por ninguno de ellos.

Kirchner tardó en asimilarlo, pero finalmente, lo hizo. Las legislativas de este año son las internas abiertas de las presidenciales de 2011. Y lo son también para Hermes Binner, Julio Cleto Cobos y Elisa Carrió, quien ya les adelantó a los integrantes de su círculo de confianza que no correrá el riesgo de perder contra Gabriela Michetti en la ciudad porque sería como renunciar a su candidatura a presidenta.

El giro en la confrontación contra el campo se debe analizar en el contexto de la candidatura del ex presidente.

Una de las preguntas más interesantes que plantea este nuevo escenario es si, obligado por las circunstancias, Néstor Kirchner se volverá a colocar la piel de cordero y tratará a sus interlocutores como lo hacía cuando contaba los votos de a uno para superar a Carlos Menem en primera la vuelta. Si se transformará en el político amigable que hacía llamar hasta tres veces por día a los periodistas para que le hicieran un reportaje horas antes del cierre de campaña. Si dejará de humillar y maltratar a políticos y hombres de negocios.

Comentá la nota