Kirchner y Schiaretti volverían a juntarse para las elecciones

La Casa Rosada necesita ganar votos y el gobernador precisa fondos para la gestión.
Las elecciones legislativas de octubre unirían una vez más al matrimonio Kirchner y al gobernador de Córdoba Juan Schiaretti. Como ya pasó en 2005 y 2007. La presidenta Cristina Fernández y su marido Néstor Kirchner como presidente del PJ necesitan hacer una buena elección en Córdoba y Schiaretti precisa con urgencia de la chequera nacional.

Córdoba es una provincia metalmecánica y agrícola ganadera. La crisis internacional paralizó a la industria automotriz y la sequía está haciendo lo propio en el campo; por lo cuál los ingresos a las arcas provinciales han caído muy fuerte.

Con el ex gobernador José de la Sota autoexcluido de los próximos comicios -se prepara para disputar la Presidencia en 2011-; Kirchner tendió puentes con el gobernador Schiaretti para enfrentar juntos -y ganarle- a Luis Juez. Es que el ex intendente de Córdoba aparece encabezando las encuestas.

La elección de Schiaretti por sobre el intendente de Córdoba Daniel Giacomino se debe a que el gobernador cuenta con el aceitado aparato del PJ; mientras que el intendente capitalino -acaba de romper definitivamente con Juez- tiene una raquítica estructura territorial.

"Se necesitan mutuamente. La Concertación Plural sirvió para ganar en octubre de 2007 nada más. Kirchner, como buen peronista se va a seguir recostando en el peronismo, y el peronismo en Córdoba es Juan (Schiaretti)", graficó un conocedor del PJ cordobés.

En 2007, en plena campaña electoral cordobesa, Cristina acompañó a Schiaretti en la inauguración de un shopping. Pero a mediados de 2008, tras 90 días de conflicto entre el Gobierno y el campo, Schiaretti decidió escuchar los reclamos de los ruralistas. La Presidenta congeló las relaciones con el cordobés.

Un mes después, el déficit en la Caja de Jubilaciones de Córdoba era insostenible y Schiaretti lanzó un duro ajuste. Se produjeron revueltas y la provincia vivió días de máxima tensión hasta que la Nación le giró fondos para frenar las crisis. Después de idas y vueltas, ahora parecen haber vuelto a hacer las paces.

En los comicios para gobernador realizados el 2 de septiembre de 2007, la Casa Rosada le impuso a Schiaretti a su vicegobernador: el ex basquetbolista Héctor "Pichi" Campana. Pero el vice, ya no milita con los K y ahora coquetea con el delasotismo.

En la Casa Rosada saben que el kirchnerismo cordobés está atomizado: los hay puros, que tienen línea directa con Ricardo Jaime, el poderoso secretario de Transportes; hay schiarettistas como el ministro de Educación, Walter Grahovac; pero también hay juecistas como la diputada Patricia Vaca Narvaja; y ex juecistas como Giacomino.

Por el lado del PJ, barajan una fórmula mixta entre un candidato cordobés y una figura nacional, como en 2005. Para tratar de vencer al ya lanzado Juez, en el PJ barajan algunos nombres: el propio Campana y el ministro de Desarrollo Social Carlos Massei. "Pichi, tenés que ser vos, a vos te creó Juez y vos podés ganarle, lo conocés por dentro", le dijo Schiaretti a su vicegobernador.

La carta tapada que juegan en el kirchnerismo es Santiago Montoya, jefe de la Agencia Recaudadora de Buenos Aires (ARBA). Pero también podría ser tentado para ser candidado en la provincia de Buenos Aires.

Comentá la nota