Kirchner se reunió en secreto con el juez Faggionatto

El polémico magistrado de Zárate-Campana habría sido llevado a esa capital en un avión de Lázaro Báez. Buscaba que el ex presidente le asegurara protección judicial.
En Río Gallegos, el 23 de octubre, la temperatura no era la ideal, pero sí la habitual. Cinco grados marcaba el termómetro. Néstor Kirchner ya estaba en su viejo terruño, y esperaba. Había abandonado por algunas horas El Calafate. ¿La razón? Una reunión rápida de innobjetable importancia para sus intereses. Un avión privado aterrizó pasadas las 19 horas en el aeropuerto internacional Norberto Fernández y de esa aeronave bajó el hombre al que ya esperaba el primer caballero: el juez Federico Faggionatto Márquez.

Mañana se cumplirá un mes exacto de la reunión secreta que mantuvieron el ex presidente Néstor Kirchner y el controvertido juez federal de Zarate-Campana, a cargo de la megacausa de la ruta del tráfico de efedrina. En ese encuentro conversaron sobre el futuro judicial del magistrado, quien estaba preocupado por la posibilidad de ser destituido. Kirchner, quien siete días antes le había bajado el pulgar en el Consejo de la Magistratura, le habría garantizado protección a través de los miembros que responden al oficialismo. Una semana después de la cumbre, Faggionatto presentó su descargo ante los consejeros, primer paso del contraataque.

Dos fuentes oficialistas del Consejo de la Magistratura le confirmaron a PERFIL el encuentro que el 23 de octubre llevaron adelante Kirchner y Faggionatto. Esa reunión también fue confirmada por una fuente independiente del ambiente judicial, una fuente con acceso a los pasillos de la quinta de Olivos y Balcarce 50 y una fuente del radicalismo dentro del Consejo. Los datos coinciden. Faggionatto viajó en un Lear Jet privado que partió desde la localidad de San Fernando.

Pruebas. De acuerdo con la investigación de PERFIL, en esa fecha hubo un pedido de un secretario presidencial a dos empresas de aviación, de regular trato con Presidencia. Fuentes de las dos compañías confirmaron que ese 23 de octubre, hubo un pedido para un vuelo "fugaz" a Río Gallegos, pero que por razones operativas no pudieron cumplir.

De acuerdo a documentos a los que accedió este diario, ese viernes hubo un vuelo que despegó pasadas las 18, rumbo a la capital pingüina: un Lear Jet 35 matrícula LV-ZSZ, propiedad de TOP AIR S.A. El avión de Lázaro Báez, amigo y socio de Néstor Kirchner. La aeronave partió con 5 pasajeros y fue piloteada por Mariano Salotti y Carlos Pérez. Consultados, desde el entorno de Báez no hubo precisiones sobre la identidad de esos pasajeros: "Tienen que haber sido los hijos de Lázaro que van y vienen". Sólo eso. Horas después de su llegada a Gallegos, regresó. El impedimento para aterrizar directamente en El Calafate era logístico: la falta de combustible en esa terminal aérea. Ese detalle es el que habría obligado a Néstor Kirchner a movilizarse hasta Río Gallegos. La reunión entre ambos no duró más de dos horas. Tiempo suficiente para el único tema a tratar: el futuro del juez.

Durante una semana, PERFIL intentó comunicarse con Faggionatto a su juzgado y a su celular personal. Además este diario le adelantó el motivo de consulta a su secretario.El magistrado jamás devolvió los llamados, tampoco lo hizo a través de su secretario.

Juez. Faggionatto, casi por inducción, siempre se rodeó de kirchnerismo. Su protagonismo lo tuvo en la última campaña electoral, cuando citó a declaración testimonial, por unos supuestos llamados telefónicos a Néstor Segovia, "el Rey de la efedrina", al entonces candidato Francisco de Narváez, que ya marchaba en el primer lugar de las encuestas, por encima de Néstor Kirchner. Tal como lo confirmó PERFIL, detrás de esa maniobra estuvieron los altos mandos de la Secretaría de Inteligencia y Javier Fernández, auditor general de la Nación y señalado como el operador político de Kirchner en la Justicia. El habría sido el encargado de acercarle a Faggionatto la información que vinculaba a De Narváez con Segovia.

El eje Kirchner-Faggionatto tuvo su máximo auge en el armado estratégico del "operativo suspensión". Ocurrió cuando la diputada kirchnerista y consejera de la Magistratura, Diana Conti, se encargó de llamar a cada uno de los representantes de la oposición para que asistan a la votación en la que se suspendería al juez. Ese día, ni ella ni ninguno de los representantes oficialistas (el diputado Carlos Kunkel, Héctor Masquelet, Marcelo Fuentes y el senador Nicolás Fernández) participaron de ese plenario. ¿El objetivo final? Sobreactuar el castigo institucional a Faggionatto, para que termine "salvado" en el eventual proceso final.

Magistratura: Néstor, el gran elector

La situación en el Consejo de la Magistratura del suspendido juez Federico Faggionatto Márquez, mantiene enfrentados al bloque kirchnerista. La interna se da entre el ala liderada por la diputada Diana Conti junto al senador Nicolás Fernández, quienes pretenden sostener a Faggionatto pese a las más de 40 denuncias por "mal desempeño" como también por supuestas solicitudes de coimas a empresarios y jueces de la zona de Zárate y Campana. En tanto, el ala dura del kirchnerismo está al mando del diputado nacional Carlos Kunkel, quien junto al radical Ernesto Sanz, impulsa la investigación que más compromete a Faggionatto por un allanamiento en San Miguel, realizado por la Policía Federal en el que se secuestraron 750 kilos de cocaína en el marco de la ruta de la efedrina y se detuvieron a dos presuntos narcos mexicanos. Pero, según fuentes de la magistratura, cuando la Policía Federal llegó al lugar se encontró con tres policías bonaerenses que ya se habían realizando el operativo, según ellos, bajo el mando de Faggionatto, sin orden judicial y fuera de su competencia y jurisdicción.

El jueves próximo en el Plenario de la Magistratura está planeada la elección del presidente del Consejo pero todos en ese órgano coinciden en que el encargado de elegir quién asumirá el cargo, pese a las reuniones que se realizarán tal cual lo prevé el procedimiento, con la presencia de los representantes de todos los sectores, fue y será Néstor Kirchner, quien desde el inicio de la era K, mantuvo reuniones en Olivos con quienes hasta ahora presidieron el Consejo. "Kirchner maneja el Consejo y digita a qué jueces nombrar y a quienes no, según sus intereses. También organizó el plenario donde se suspendió a Faggionatto, pero sólo para hacer humo, lo van a salvar, está todo arreglado", sostuvo un alta fuente de la magistratura a PERFIL.

Al parecer, ahora la mayor presión recaerá sobre Luis María Cabral, representante de los jueces en el Consejo, y sindicado como el futuro presidente del cuerpo, al contar con el apoyo de la mayoría. Cabral, junto al radical Ernesto Sanz, llevan adelante la instrucción de la investigación contra el juez Federico Faggionatto Márquez.

"Estoy dispuesto a asumir la presidencia y la investigación de Faggionatto seguirá adelante", le dijo a PERFIL el consejero Luis María Cabral. "Solicitamos medidas de prueba luego del recurso que el juez presentó en el que niega la competencia del Consejo para su destitución y está previsto fijarle fecha de audiencia para su descargo en febrero o marzo", finalizó.

Comentá la nota