Kirchner se reserva la última palabra en estatización de AFJP

Por: Ezequiel Rudman

Kirchner juntará el viernes y sábado en Mar del Plata a la primera plana del gobierno nacional. Será el fin de semana previo a la votación del proyecto de estatización de las AFJP en la Cámara de Diputados y el ex presidente, tal cual ocurrió antes del debate parlamentario de las retenciones móviles, dará la arenga final para unir la tropa de legisladores kirchneristas antes del polémico debate en el Congreso.

El regreso del jefe del PJ a territorio bonaerense tiene múltiples lecturas. Desde el resurgimiento del adormecido operativo clamor para que el esposo de Cristina de Kirchner encabece la lista de candidatos a diputados en 2009 hasta la exhibición en público, vía Alberto Balestrini, de su victoria en las internas del PJ en el principal distrito electoral del país.

Listas

Este miércoles vence la presentación de listas para la elección de autoridades en el PJ bonaerense y pese a las advertencias del duhaldismo residual de forzar una interna, Daniel «Chicho» Basile ayer amagó con bajarse de la competencia por «una serie de anormalidades» en los padrones de afiliados del justicialismo provincial. Si la troupe de Duhalde desiste de enfrentar al kirchnerismo, el ex presidente podrá aparecer triunfante en Mar del Plata junto a Balestrini, quien sería consagrado automáticamente nuevo cacique del PJ bonaerense.

La cumbre oficialista de este viernes y sábado en Mar del Plata fue encargada a la ultraoficialista Compromiso K, que comandan el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia,Carlos Zannini, el secretario privado de Kirchner, Rudy Ulloa Igor, y Damián Barihoff. El objetivo formal, según explicó este último ayer a este diario, «es reforzar el modelo de gobierno que se instauró en 2003 con la llegada de Kirchner al poder y que hoy se expresa en la gestión de Cristina de Kirchner a través de un fuerte impulso a la obra pública con Julio De Vido y la reforma al sistema de jubilaciones gracias al jefe de Gabinete, Sergio Massa».

El «primer congreso nacional para dirigentes del Modelo de País de Crecimiento, Desarrollo e Inclusión Social» contará con la presencia de varios gobernadores, 150 intendentes y más de 200 legisladores del oficialismo. El entrerriano Sergio Urribarri, el chaqueño Jorge Capitanich y el bonaerense Daniel Scioli son alguno de los que ya confirmaron su presencia en el complejo presidencial de Chapadmalal junto al jefe de la bancada del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.

Es que el gobierno nacional enfrentará el miércoles de la semana próxima una votación clave en la Cámara baja que, de aprobarse, podría abrir el camino para el traspaso de unos 100 mil millones de pesos de las AFJP a las arcas de la ANSeS de Amado Boudou. Por eso Kirchner quiere reservarse la última palabra antes del debate parlamentario y exhortar a sus diputados a que aprueben, en lo posible sin modificaciones, el proyecto de ley enviado por la Presidente al Congreso.

Si bien el oficialismo cuentacon un piso de 130 diputados propios y otros 30 aliados potenciales, la UCR, el PRO y la Coalición Cívica exigen que se garantice la intangibilidad de los aportes jubilatorios. A ese reclamo se suman algunos peronistas díscolos como el bonaerense Felipe Solá y el mendocino Enrique Thomas,-que intentan desarmar la disciplina dentro de la bancada kirchnerista para reeditar en el recinto la pelea por las retenciones móviles, debate en el que fugaron 22 votos oficialistas.

Ministros

El discurso de Kirchner se espera para el sábado 1 de noviembre ya que todavía no está confirmado si el presidente del PJ acompañará a Cristina de Kirchner a la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado en El Salvador, los días 29, 30 y 31 de octubre. Pero la danza de ministros confirmada se completa con Massa, Alicia Kirchner, Florencio Randazzo, y los jefes legislativos Eduardo Fellner -presidente de la Cámara baja- y Miguel Angel Pichetto -titular del bloque K en el Senado-.

Pero más allá del operativo clamor y la interna del PJ, la irrupción de Kirchner en la provincia de Buenos Aires apunta a frenar el avance de la dupla Julio Cobos-Felipe Solá. El vicepresidente, que el fin de semana pasado lanzó su partido en Mar del Plata, y el ex gobernador de Buenos Aires mantuvieron hace unas tres semanas una cena secreta en un departamento del barrio de Congreso donde acordaron trabajar juntos en la provincia para enfrentar al kirchnerismo. En esa comida, organizada por el mendocino Thomas, se acordó también un pacto de no agresión entre el partido de Cobos, Consenso Federal, y el nuevo sello que estrenará Solá en las legislativas de 2009 para revalidar su banca por fuera del Frente para la Victoria.

Comentá la nota