Kirchner reforzará la campaña en zonas agrarias

Recorrerá los pueblos a pesar de la tensión
Lejos de aplacar los ánimos, el Gobierno insistirá en cuestionar a la dirigencia rural por los incidentes y escraches, pero intentará enviar un mensaje a los productores rurales independientes para conseguir el voto todavía esquivo del interior bonaerense.

Con las últimas encuestas en la mano, que según el oficialismo le dan una amplia ventaja en el conurbano, la campaña del ex presidente Néstor Kirchner apostará al interior de la provincia de Buenos Aires. No sólo para ampliar el margen de apoyo para los comicios del 28 de junio, sino por la obsesión presidencial de mostrar que el matrimonio puede ir a las zonas rurales.

Por eso Kirchner estuvo ayer en Cañuelas con un impresionante dispositivo de seguridad para evitar protestas. El viernes el primer candidato a diputado nacional irá a Mar del Plata, y la semana próxima estará en Bahía Blanca. También está en agenda una escala del ex presidente en Olavarría para los próximos días.

El blanco ideal de la Casa Rosada, a quien siempre quiso apuntar durante el conflicto con el campo que comenzó el año pasado, seguirá siendo la Sociedad Rural y especialmente su presidente, Hugo Biolcati. Para el Gobierno, es más fácil desde el discurso político instalar la idea de que el enemigo a vencer es Biolcati, a quien califican de tener una actitud desestabilizadora.

Kirchner siempre prefirió pelearse con la Sociedad Rural por sus diferencias ideológicas. Pero la actitud más dialoguista del anterior presidente, Luciano Miguens, se lo impidió. Ahora, todas las críticas del Gobierno recaen en Biolcati. Ayer el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, que habla por orden del matrimonio Kirchner, lo acusó de "motivar acciones golpistas". Un día antes, el ex presidente había dicho que no lo sorprendería el actual discurso de Biolcati, dicho en 1976. "Ciertas expresiones de Biolcati son un gesto golpista de un señor que no tiene mucha estatura como dirigente", lo cuestionó Aníbal Fernández en declaraciones radiales.

Como para que no quedaran dudas de las preferencias de la Casa Rosada, el ministro agregó: "Yo tengo muy en claro que la Sociedad Rural y el peronismo no van a comulgar nunca, pero yo sé que Luciano Miguens era un señor con el que, por lo menos, uno podía sentarse a discutir políticas públicas". Lo que olvidó decir el funcionario fue que el Gobierno también agredió a Miguens el año pasado, con manifestaciones de grupos sociales afines a la Casa Rosada, frente a la sede de Sociedad Rural y hasta hubo insultos durante ese episodio.

En el Gobierno sostienen que los protagonistas de las agresiones tanto al gobernador Daniel Scioli como al diputado y jefe del bloque oficialista Agustín Rossi estaban relacionados a Biolcati. Pero omiten recordar que con este dirigente el año pasado se intentó llegar a un acuerdo con el campo por intermedio del ministro de Planificación Julio De Vido.

Comentá la nota