Los Kirchner, con la receta de Menem

Por Jorge Oviedo

Los Kirchner, que lo apoyaron durante muchos años, consideran ahora a Carlos Menem como uno de los grandes males de la Argentina. Tanto que Néstor hasta hizo los "cuernitos" contra la mala suerte cuando presenció la jura del riojano como senador.

Sin embargo, usan una receta que el dos veces presidente empleó regularmente para esconder malos resultados fiscales: utilizar ingresos que son por una única vez para pagar gastos habituales.

Los fondos que obtiene el Estado nacional por la recaudación de impuestos resultaron este año muy inferiores a lo previsto e incluso menores que los obtenidos en 2008.

El ministro Amado Boudou, sin embargo, anunció, triunfalista, que en noviembre hubo superávit y que por primera vez el resultado fiscal fue mejor que el de doce meses atrás. "Olvidó" decir que para llegar a esa situación se había tomado como un ingreso corriente poco más de $ 4100 millones, producto seguramente de la utilización del aumento de la cuota del FMI. En total, el Gobierno se apropió para gastar del total de ese aporte del FMI, que representan $ 9565 millones.

En los 90 Menem decía que tenía superávit porque computaba los ingresos por privatizaciones. Con los fondos de la venta de YPF escondió el fortísimo déficit con que terminó su segundo mandato.

Cuando Boudou hizo el anuncio tenía a su lado a Juan Carlos Pezoa, quien ya ocupó importantes posiciones en Economía, durante la presidencia del riojano.

¿Qué se hará en los meses siguientes? Seguir consumiendo esos recursos y luego también las reservas del Banco Central. La apuesta es que cuando la economía vuelva a crecer, la recaudación en alza volverá a normalizar las cosas y por lo tanto no habrá motivo para detener la incesante suba del gasto. En el pasado esas apuestas terminaron muy mal.

Comentá la nota