Kirchner reaparece en el conurbano para medir lealtades

Kirchner reaparece en el conurbano para medir lealtades
Volverán hoy a escena después de algún silencio poselectoral dos figuras que prometen hacer ruido, en una semana clave para las negociaciones en el Congreso sobre los temas urgentes para el Gobierno, como las retenciones y las facultades delegadas, entre otros. Néstor Kirchner visitará el conurbano, el enclave donde considera que hubo traiciones políticas que provocaron su derrota en la provincia. Y Elisa Carrió reaperecerá tras sus vacaciones. Ambos tienes cuestionamientos en sus propias filas desde el 28 de junio
El escenario está preparado para que el ex presidente Néstor Kirchner vuelva a mostrarse en público en Buenos Aires, tras la dura derrota electoral que sufrió justamente en este territorio en las últimas elecciones.

La excusa será una reunión que los intendentes de la tercera sección electoral del conurbano bonaerense armaron para que el patagónico vuelva a hacer pie en la provincia. Allí estarán varios de los jefes comunales cercanos al ex presidente, que insistirán en mostrarse junto a él.

Al repasar los invitados al encuentro, el dato más curioso fue que ninguno de los allegados a los jefes comunales sabían si allí iba a estar el gobernador Daniel Scioli. Pero la incógnita quedó despejada cuando desde La Plata aseguraron que en la agenda del gobernador no está prevista ninguna reunión con intendentes en el Centro Cultural de Quilmes, en donde se llevará a cabo el encuentro.

Uno de los jefes comunales que fogoneó la reunión fue el local Francisco "Barba" Gutierrez. Desde su entorno contaron a este diario que el intendente ya venía hablando con varios jefes comunales por separado, pero la reunión se concretó luego de la ceremonia de asunción de Baldomero "Cacho" Alvarez como secretario de Desarrollo Social.

Cuando Gutierrez logró el visto bueno de varios de los intendentes de los municipios del sur y suroeste del conurbano que componen la populosa tercera sección lo llamó a Kirchner para invitarlo. Antes de ayer el jefe comunal recibió la confirmación de la Quinta de Olivos, aunque hasta anoche en las filas del patagónico jugaban al misterio y se mantuvieron en silencio.

El cónclave entre Kirchner y los intendentes será a agenda abierta. Seguramente, estará sobre la mesa de debate la situación económica provincial y la marcha de las obras públicas, cuya concreción aún se define en los despachos de la Casa Rosada. Este es uno de los temas que mantiene en vilo a los caciques bonaerenses, preocupados en mostrar en sus distritos las viviendas, cloacas, asfalto, escuela o el hospital, entre otras cosas, que se prometió en campaña.

En privado, sin embargo, no faltará la charla política. Es que los intendentes más fieles, según adelantaron a este diario, esperan que Kirchner le diga como seguirá el armado k en el territorio, y el horizonte a seguir.

"Se trata, además, de un gesto político para mostrar que seguimos alineados con Néstor". La Frase, obviamente, pertenece a un colaborador de uno de los intendentes que pertenecen a la nueva guardia del conurbano.

El cónclave también servirá para pasar el tamiz K. Es que por lo bajo no son pocos los dirigentes territoriales que aseguran que el escenario provincial no es el mismo, por lo que aún buscan reposicionarse aunque ya se ven lejos de Kirchner.

Comentá la nota