Kirchner le puso color a la campaña en Monterrey.

Caminó por el barrio derquino. Visitó comercios, firmó autógrafos, se sacó fotos y jugó a ser su imitador. Luego voló al otro extremo del distrito a recorrer un frigorífico.
Tras bajarse del escenario de La Lonja donde se firmó el acuerdo por los tres millones de pesos destinados al Instituto Pellegrini, el ex presidente y primer candidato a diputado por la Provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, salió a caminar por las calles de Presidente Derqui.

El helicóptero quedó a unos kilómetros sobre el predio del Parque Tecnológico de la Universidad Austral y una combi llevó a las autoridades hasta la intersección de las calles Meisner y Alfaro, en el corazón del barrio Monterrey. Allí comenzó una caminata de 500 metros hasta la Escuela Media Nº 2.

Decenas de personas, de todas las edades se amontonaban alrededor del ex presidente para tocarlo, besarlo, pedirle un autógrafo, sacarse una foto y entregarle cartas.

"¿Que te pasa Clarín estás nervioso?", fue la frase más repetida por quienes se acercaban a conocer en persona a Kirchner y la repetían una y otra vez.

La frase no la impuso el ex mandatario, sino Fredy Villarreal, su imitador en el Gran Cuñado de Show Match. Tan repetitiva fue la muletilla que hasta los propios funcionarios nacionales que lo acompañaban, como el ministro del Interior, Florencio Randazzo, la usaban para dirigirse al candidato: "vení Kirchner ¿qué te pasa, estás nervioso?", disparó el funcionario de Cristina Fernández, invitando al candidato a ingresar a una pizzería, donde ambos comieron empanadas y bebieron gaseosas.

De shopping

Una panadería fue el primer comercio al que el ex mandatario ingresó. Le siguieron una mueblería, una pollería, un puesto de choripan, una ferretería y, finalmente, la pizzería.

Mientras se cruzaba de una vereda a otra, decenas de personas se abalanzaban en busca de una firma que el mandatario dedicaba detrás de un folleto con su fotografía.

El intendente Humberto Zúccaro también firmó los suyos, mientras los guardaespaldas o "colaboradores" de ambos, intentaban contener el tsunami humano.

El candidato y el intendente, no escaparon a los reclamos y derivaban a sus funcionarios, en el caso de Kirchner a Randazzo, cada pedido.

En medio de la caminata, Kirchner también ingresó a una vivienda en la que le convidaron un mate y siguió viaje hacia la Escuela Media Nº 2.

Una vez dentro del edificio educativo, el ex presidente saludó a alumnos y docentes y recibió por nonagésima novena vez, el chiste "¿que te pasa Kirchner, estás nervioso?", al que respondió con la frase original "¿qué te pasa Clarín estás nervioso?", festejada por los adolescentes.

La visita al frigorífico del barrio Carabassa fue mucho más fría y tuvo carácter privado, ya que el propietario del lugar no aceptó el ingreso de la prensa.

Kirchner llegó en helicóptero, saludó a los trabajadores, recorrió las instalaciones, subió a la nave y se alejó del suelo pilarense.

Agresiones

Durante su recorrida por Derqui, Kirchner fue consultado por los periodistas sobre el intento de agresión sufrido por el candidato de Union-PRO Francisco de Narváez que en esos momentos recorría San Martín.

"Si eso ocurrió es una barbaridad y hay que criticarlo con dureza no como hizo cierta prensa con otras agresiones a las que no criticó con toda la dureza que hay que hacerlo", señaló el ex presidente. De inmediato y ante otra pregunta sobre la supuesta violencia que estaría evidenciándose en la campaña electoral, Kirchner dijo "eso no es así, eso lo dice cierta prensa".

Publicidad

Al ingresar a una pizzería de la calle Alfaro en el corazón del barrio derquino de Monterrey, el ministro del Interior Florencio Randazzo, le dijo al propietario: "ahora lo traigo a Kirchner y la publicidad hacela con él" y lanzó una idea: "una foto y el slogan ‘comé las empanadas que come Kirchner’", dijo Randazzo al pizzero.

Pero el mismo funcionario, volvió sobre sus palabras y aclaró en forma de chiste: "hacela si nos va bien el 28, si nos va mal no la hagas porque no te va a comprar nadie".

Reanuncios

Las obras en espera

Luego de la firma del acuerdo por la reconstrucción de uno de los edificios laterales del Instituto Carlos Pellegrini, el intendente Humberto Zúccaro confirmó que hay otras obras en espera. Una de ellas es la construcción del ya anunciado en más de una oportunidad camino de circunvalación. "Está adjudicada a una empresa del distrito por 46,5 millones de pesos", lanzó el mandatario local. Al mismo tiempo, Zúccaro explicó que el proyecto de este camino que desviaría todo el tránsito pesado del centro y los alrededores de la ciudad, sufriría algunas modificaciones que están en estudio y por tal razón los trabajos comenzarían en un mes.

"Hay que replantear y hacer una expropiación de lo que eran los campos de Vallier", explicó Zúccaro.

Además, el intendente insistió con la construcción del hospital central de Pilar sobre la Panamericana y aseguró que ya está el pre-proyecto y que espera ver levantado el nosocomio esté o no él como intendente. Mientras que el gobernador Daniel Scioli anunció la llegada de un campo deportivo al distrito, del cual el jefe comunal evitó hablar asegurando "prefiero anunciarlo cuando se concrete", pero confirmó a El Diario que se trata de una inversión privada que llegará a Pilar.

Palos para Duhalde y Solá

Ya de caminata por Monterrey con Néstor Kirchner (ver aparte) el intendente Humberto Zúccaro castigó al ex gobernador y ex presidente, Eduardo Duhalde, a su esposa y senadora nacional, Hilda "Chiche" Duhalde, y al candidato a diputado, Felipe Solá. "Hay que tener memoria. Acuérdense de la ruta 25 que nunca se hizo y de la mujer de un ex presidente que prometió un millón de pesos para el Pellegrini y nunca llegaron", lanzó Zúccaro, refiriéndose a Solá y Chiche Duhalde, mientras recordaba la promesa cumplida de los K, en lo que será la Universidad Pública de Pilar. "Esa gente que sigue dando vueltas y que ahora me dice patotero", continuó: "por eso nunca apoye a Solá y lo digo públicamente y nunca fui duhaldista", disparó el mandatario pilarense.

Comentá la nota