"Kirchner puede ser Superman, pero con él solo no alcanza"

"Kirchner puede ser Superman, pero con él solo no alcanza"
Quilmes fue el distrito elegido por el ex presidente para volver a la provincia. Ayer fue de visita CFK. Gutiérrez cuenta aquí cómo imagina a los intendentes al frente de una opción de centroizquierda en el PJ.
Francisco "Barba" Gutiérrez recibe a Página/12 en las oficinas de la UOM. En las paredes del poderoso espacio territorial que todavía usa alguna vez a la semana, el intendente de Quilmes abraza a Néstor Kirchner en una foto y en otra también lo abraza mientras Agustín Rossi hace un guiño por atrás. Quilmes, justamente, fue el municipio que eligió Kirchner para volver a la provincia de Buenos Aires luego de su derrota electoral. Y por Quilmes anduvo también ayer la Presidenta en plan de visita. El Barba forma parte de los intendentes de la tercera sección electoral que decidieron agruparse después de las elecciones de junio para pedir su parte en el reparto nacional. El dice que representan a unos ocho millones de personas, una cantidad que los hace equiparables al poder de cualquiera de las provincias más grandes. Desde ese lugar, hay quienes lo imaginan no sólo con la posibilidad de integrar una eventual fórmula nacional, sino también de buscar liderar desde el PJ una opción de centroizquierda. "Para mí no queda otro camino –aclara–, ir del centro para la izquierda porque en la derecha ya está Macri."

–¿Cómo quedó el mapa político en la provincia tras las elecciones?

–Hay cuatro sectores que se disputan la conducción política del Estado: el Frente para la Victoria, con el PJ; el PJ disidente; la Coalición y los radicales y el espacio de centroizquierda. Lo que pasó es que la elección cuestionó la conducción política de ese espacio peronista, desde un sector del propio peronismo. Pero todavía esa conducción política, con Néstor Kirchner, está operando: conserva la primera minoría en todo el país, conserva los resortes del Estado nacional y hasta del Congreso. O sea, tiene muchas herramientas para pensar y recuperar lo que perdió.

–¿Por qué se perdió?

–Muchos sectores medios y progresistas tuvieron dudas cuando el PJ salió para el lado de Macri. Y quisieron marcar una crítica. También se le achacó la derrota a la forma de conducción de Kirchner, los medios cuestionaron el autoritarismo. Pero el problema fue que no-sotros no tuvimos la capacidad de respuesta: porque no sólo debe responder el que conduce, que en este caso era Néstor. Para contrarrestar una campaña negativa, la campaña de prensa feroz, salió a responder sólo Néstor, pero no había contención abajo. Nosotros pecamos porque nos quedamos callados y quedó demostrado que Kirchner puede ser Superman, pero con él solo no alcanza.

–¿Hubo traición?

–No sé si uno puede calificar de traición, creo que hubo picardías. Quizá algunos intendentes no vieron el impacto que podía tener esa situación porque ninguno pensó que se podía perder, y el hecho de haber generado esa pequeña diferencia podía tener el impacto que tuvo. Si yo tengo un alto cargo político y defiendo la postura del Gobierno, más en un contexto de una jugada fuerte, lo que no puedo hacer es llevar dos boletas, no es una buena conducta.

–¿Lo dice por Sergio Massa?

–Además. Pero lo que esta elección dijo es que la tercera sección electoral es el corazón de esta política. Porque hay ocho millones de personas: somos varias provincias juntas y Néstor ganó en todos lados. Ganamos listas testimoniales, hemos ratificado ese rumbo con ocho millones de personas y además ahí está la clase trabajadora organizada que es el máximo nivel de conciencia popular que nosotros tenemos. Entonces, desde este lugar tenemos una proyección fuerte a 2011.

–¿Y quiénes lo encarnarían?

–Está claro que surgieron nuevos dirigentes porque levantaron una elección que venía muy dura y lograron salir airosos. Hay un grupo de intendentes o dirigentes que podrían presentarse, si están dispuestos a hacerlo, porque se habla mucho de las candidaturas de los gobernadores, pero nosotros, en tres o cuatro municipios, somos tres o cuatro provincias juntas. ¿Por qué no pensar en un grupo de intendentes de la provincia que interpreta y lleva el modelo adelante?

–¿Cuál sería ese modelo?

–Como le decía antes, para mí queda un solo camino: para ir a la derecha neoliberal está Macri; en la centroderecha liberal medio neoliberal está Cobos, quizá con una pata liberal peronista que quiere meter Duhalde. La otra masa no puede ir más a la derecha, tiene que ir del centro para la izquierda. No hay otro camino, para lo otro ya está el candidato.

–Usted organizó el acto con el que Kirchner retornó a la provincia. ¿Fue una sorpresa?

–Fue la primera vez. Lo convocamos para un tema, era una reunión de intendentes de la FAM. Lo hicimos afuera de la sede porque queremos presentarnos como intendentes del conurbano y la FAM representa a todo el país. Yo planteé invitar a funcionarios y si era necesario a Néstor y también a la Presidenta. Todos dijeron que era un momento oportuno. Vemos que a la Presidenta la acorralan con un montón de cosas y nosotros estamos acá. Queríamos estar presentes, señalarlo, y que quede claro en la opinión pública que no estamos solos y que acá hay un respaldo popular y político.

–¿Hubo intendentes que no estuvieron de acuerdo?

–Si los hubo, no lo plantearon. Todos me dijeron: bárbaro, pero obviamente como yo dije en la política hay pícaros y hay voces que a lo mejor hacen llegar por otras líneas a otros lugares. Lo mismo pasó con las obras públicas, muchos pensaban que la plata no iba a llegar y ahí estuvo José López (del Ministerio de Planificación) que dijo que los recursos no son los mismos que otros años, por la crisis, pero que todo iba a llegar.

–¿Tienen problemas de caja?

–Nosotros somos como una provincia de las grandes. Y cuando el Gobierno plantea la coparticipación y aparecen las disputas por la distribución del ingreso nosotros decimos que tenemos ocho millones de habitantes en un país de 40 millones, que es casi el corazón mismo. Entonces tenemos derecho a decir lo que pensamos cuando se habla de coparticipación y demás.

–¿Qué piden concretamente?

–La región tiene necesidades terribles: agua potable, cloacas, falta un millón de viviendas; todas las personas que viven a la vera de los arroyos. Cualquiera puede ver las miserias que todavía existen. Y nuestros presupuestos son muy tibios, porque vivimos del ABL, y con eso no alcanza. Y creemos que tenemos una voz para discutir y decir qué queremos, cuánto queremos y cómo. En los municipios, la gente no paga impuestos y además no gasta, porque con las noticias apocalípticas creen que se acaba el mundo. Son políticas causales que tienen claramente una intencionalidad desestabilizadora, desde la economía primero y luego desde la política.

–¿Los intendentes temen que después de los resultados electorales la Nación deje de mandar recursos como castigo?

–Como le digo, acá hay una disputa política por la conducción del peronismo, eso está claro. Los que hasta hoy estuvieron con Néstor se están peleando para ver quién va a ser presidente. Alientan versiones para ganar posición y desmejorar al otro, pero nosotros entendemos ésa, y hacemos una lectura de dónde vienen esas usinas y mensajes. Y por otro lado hay una necesidad del gobierno nacional de recuperar el rumbo.

–¿Cómo está la relación con Daniel Scioli?

–Hizo todo lo que pudo con mucha coherencia; defendió, puso el pecho sin necesidad, esas cosas hay que reconocérselas.

–¿Es el garante de la relación de ustedes con el Gobierno?

–Creemos que cumple un rol de gobernador. Nosotros ayudamos a consolidar los municipios y es un trabajo de los dos. No puede haber especulación. Acá todos tenemos que aportar a lo mismo.

Comentá la nota