Kirchner promete asumir su banca

Kirchner promete asumir su banca
En su primera entrevista como candidato, dijo que jurará como diputado y que "es absurdo" pensar en la renuncia de la Presidenta
Néstor Kirchner ayer dio su primera entrevista como candidato a diputado nacional bonaerense y repartió críticas en tono conciliador, desmentidas públicas y hasta una promesa: asumir su banca en caso de ser electo el próximo 28 de junio.

"Obvio", respondió el ex presidente cuando le preguntaron si iba a ocupar un lugar en la Cámara de Diputados, en medio de la polémica por las candidaturas testimoniales y las impugnaciones de la oposición en la Justicia. El ex presidente aseguró que irá al Congreso, pero improvisó una férrea defensa de quienes no lo harán. "Con estas candidaturas mostramos las caras que corporizan la transformación en la Argentina", argumentó.

Así comenzaron ayer los más de 40 minutos de charla con el periodista Oscar González Oro, en Radio 10, en la primera entrevista de Kirchner como postulante oficial. Una aparición que incluyó, también, una desmentida pública a los rumores de una eventual renuncia de la Presidenta en caso de una derrota, una posibilidad que había instalado el piquetero oficialista Emilio Pérsico.

"Es absurdo pensar que alguien que tiene la responsabilidad de gobernar hasta 2011 piense, por cualquier circunstancia, no cumplir con el mandato constitucional. Además, ni siquiera estuvo en análisis, porque estamos ganando bien", destacó.

Esa fue la obsesión de Kirchner: mostrarse como el ganador de una disputa de "modelos". Ayer presentó así la lucha electoral y volvió a pedir "cuidado" para no volver al pasado, aunque cambió la palabra "plebiscito" por "legitimación". Prometió "ganar" y encabezar él mismo "el debate" para sostener su proyecto político.

"Yo voy a asumir. Tengo unas ganas bárbaras de ir a debatir y defender las políticas que hemos llevado adelante", destacó Kirchner. Pero admitió que no todos seguirán su misma "línea de pensamiento". ¿Asumirá, por ejemplo, el gobernador Daniel Scioli? "Eso se decidirá en su momento", contestó. Profundizó entonces la defensa de las candidaturas testimoniales. Dijo que eran "mostrar las caras que corporizan la transformación", afirmó que significaban "un acto de sinceramiento y lealtad ciudadana" y las calificó como un invento de los medios: "Una conceptualización mediática".

Las críticas

Los medios de prensa, justamente, fueron el principal blanco de sus críticas. Se preocupó por tener énfasis pero en un tono medido, con párrafos cortos y contundentes. "La mayor oposición es una oposición mediática. Algunos medios, en vez de ser independientes, están ideologizados", cuestionó.

Después habló de otro tema recurrente en sus apariciones proselitistas: el conflicto con el campo. Acusó a la cúpula agropecuaria de de hacer "más política que defensa de los intereses" del sector.

Luego le tocó el turno al PJ disidente: "Es un invento". Sostuvo que hay "un solo peronismo" y que en esas listas "puede haber algún confundido" (en clara referencia a Mauricio Macri). A Francisco De Narváez lo ninguneó ("Casa Tía... la única referencia que tengo. Me dijeron que es diputado hace tres años) y se quedó callado largo rato cuando le hablaron de Elisa Carrió. "No me dice nada", remató al final.

Entre cuestionamiento y cuestionamiento, Kirchner apeló a frases conciliadoras para disimular las críticas. Se rió hablando de Racing, elogió a Hugo Chávez, se mostró preocupado respecto al episodio de inseguridad que vivió su hija Florencia y les pidió a los asambleístas de Gualeguaychú que levanten el corte en la ruta 136. Siempre habló de "confluir" y "no descalificar".

Eso mismo dijo cuando habló de Duhalde: "No me gusta descalificar. Pero es conservador". En cambio, elogió al senador Carlos Reutemann, un eventual presidenciable en 2011: "Tenemos diferentes conceptos con respecto al campo, pero eso no invalida una relación de respeto". Cuando le preguntaron por el vicepresidente Julio Cobos optó por evasivas: "Lo que pasó, pasó. La historia juzgará". La misma frase que Cobos usó para justificar su "voto no positivo".

Kirchner evitó hablar de 2011. "Las cosas de 2011 hay que discutirlas en 2011", se excusó. Pero elogió a algunos gobernadores con aspiraciones e insistió en que aspira que "al que le toque en 2011 pueda dar el despegue definitivo".

Eso sí, se preocupó de no dar nombres de eventuales candidatos y tampoco descartar a nadie, ni siquiera a sí mismo. "¿Va a ser presidente?", le preguntaron. Kirchner hizo un silencio y contestó: "Dentro del PJ, gracias a Dios, hay muchísimos candidatos".

Comentá la nota