Kirchner no podrá utilizar la ley de medios para su candidatura 2011

Kirchner no podrá utilizar la ley de medios para su candidatura 2011
Su objetivo era encarar la carrera presidencial con un nuevo mapa de medios. Pero la demora para que entre en vigencia la desinversión no se lo permitirá
Cada paso que da Néstor Kirchner es parte de su estrategia para sostener su espacio de poder, el cual ya no es el mismo de antes y que ve escurrirse como arena entre las manos. Es por eso que piensa pelear golpe a golpe cada centímetro para sostener la posibilidad de pensar en su candidatura presidencial 2011, o al menos guardarse la potestad de elegir un delfín. Con la Ley de Medios estuvo la mira puesta en ese objetivo. Así como también van en el mismo sentido los próximos pasos que obsesionan al patagónico, como son el intento de arreglo con los holdouts y el Club de París y el proyecto de reforma política. Pero en las filas del kirchnerismo ya se escuchan voces que pronostican nubarrones en la estrategia diseñada en la Quinta de Olivos.

"Esta ley de medios no le servirá de mucho a Kirchner si quiere usarla para su candidatura", reflexionó ante este diario un importante legislador K, después de disminuir los decibeles de los festejos por el triunfo político logrado en el Congreso, y volver a poner los pies sobre el intrincado escenario local.

Es que a la hora de armar junto a sus colaboradores más leales lo que hoy ya es ley, Kirchner imaginaba para el 2011 un nuevo mapa de medios, principalmente con el Grupo Clarín con su poder disminuido. Esto haría que junto a un nuevo sistema de elecciones internas abiertas y al estilo de las primarias de Estados Unidos, tal como adelantó hace semanas este diario, se le iba a allanar el camino para volver a quedarse con la estructura del PJ y así ver más de cerca su retorno a la Casa Rosada.

Pero en el kirchnerismo son varios los que advirtieron que los planes de Kirchner pueden truncarse, debido a las demora en la conformación de la Autoridad de Aplicación, lo cual hasta podría concretarse con la conformación del nuevo Congreso, y su consecuencia de retrasar varios meses la puesta en marcha del artículo de desinversión, que les da un año de plazo a los multimedios para vender algunos de sus canales o radios para adecuarse a la nueva normativa. A esto también se le sumará la judicialización de la Ley y la movida de la oposición, desde donde tratarán de juntar fuerzas para derogar, y así modificar parte de la norma una vez que el kirchnerismo pierda la mayoría parlamentaria. "Cuando entre vigencia, las cartas ya estarán echadas, el escenario de campaña será otro y poco le aportará para levantar su imagen", se sinceró un kirchnerista que suele compartir las largas charlas políticas de sobremesa en Olivos.

Un panorama similar tendrá la tan mentada reforma política que pergeñaba el patagónico con la ayuda del ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Esta proyecto seguirá su rumbo. Y lo hará porque se trata de otro de los temas que obsesiona a Kirchner. Pero difícilmente, de acuerdo a los pronósticos de varios legisladores K, logren introducirlo en la agenda parlamentaria de este año, en la que están como prioridad la prórroga del impuesto al cheque y el presupuesto, un tema central para la gestión de Cristina Kirchner. "Este año no hay tiempo material y el próximo ya no tendremos mayoría", dijo un kirchnerista del Congreso en su análisis pesimista sobre los pasos del pingüino para volver a la Rosada.

Comentá la nota