Kirchner le pidió a Scioli que sea su interlocutor ante la Mesa de Enlace

Kirchner le pidió a Scioli que sea su interlocutor ante la Mesa de Enlace
Los ex compañeros de fórmula se reunieron en secreto el martes. Acordaron que el gobernador bonaerense se ocupará de limar asperezas con los dirigentes del agro y dentro del propio PJ. Obediente, visitó la Rural. De Narváez desconfía.
No fue una señal de alejamiento de Néstor Kirchner. La visita del gobernador bonaerense Daniel Scioli a la Exposición Rural de Palermo respondió a un pedido que le hizo el ex presidente en una reunión secreta que mantuvieron al anochecer del pasado martes en la residencia de Olivos. El encuentro, y lo que allí se habló, fue confirmado a Crítica de la Argentina por tres fuentes distintas e independientes entre sí.

En la reunión se habría acordado que Daniel iba a seguir mostrando independencia del intransigente Néstor y que, entre ambos, iban a trabajar para conseguir que el gobernador suceda a Cristina Kirchner en 2011, o al menos, consensuar al candidato peronista que garantice mejores condiciones para ambos.

Su idea es conformar una pareja que funcione con los roles de "policía bueno" y "policía malo". Kirchner seguirá sumando el voto duro e ideológico y Daniel hablará y contemporizará con todos. Desde los intendentes a los que Kirchner llamó traidores hasta a los dirigentes agropecuarios con quienes Néstor no se sentaría nunca.

Lo cierto es que Scioli, a pesar de cultivar un estilo muy distinto al confrontativo que caracteriza al ex presidente, apoyó al gobierno nacional en su disputa con las entidades agropecuarias como pocos gobernadores, con el agravante (o con el atenuante) de estar al frente de la provincia con mayor producción agroindustrial del país.

Néstor siempre valoró ese gesto y, dicen en la intimidad, que lo eligió como sucesor del matrimonio, a pesar de la desconfianza de las segundas líneas de ambos.

DIFERENCIACIÓN. Apenas conocidos los resultados la noche del 28 de junio pasado, Scioli, que no esperaba la derrota, reunió a sus íntimos y les pidió que se vayan "a descansar, porque mañana mismo tenemos que empezar a trabajar para revertir esto".

El lunes 29, desde bien temprano, llamó a todos y cada uno de los que habían ganado el 28. Desde Lilita Carrió, a quien felicitó por la performance del Acuerdo Cívico en todo el país, hasta Francisco de Narváez, pasando por el intendente de Morón Martín Sabbatella y el electo senador Carlos Reutemann, a quien le dejó la felicitación grabada en el contestador.

Más tarde junto a uno de sus hombres de mayor confianza, el vice Alberto Balestrini, se reunió con Kirchner quien le adelantó que le iba a transmitir el mando del Partido Justicialista. Entonces, empezó a recibir los primeros palos, de parte del Lole, de De Narváez y del gobernador de Chubut, Mario Das Neves.

En lugar de contestarles, siguió su ronda de negociaciones. Ese jueves se reunió con los intendentes justicialistas del Gran Buenos Aires en la sede porteña del Banco Provincia. "Estamos movilizados y ponemos todos los instrumentos para afrontar la situación", fue una de las primeras frases que el gobernador dijo a los Barones.

Allí, cuando algunos expresaron el temor a sufrir un recorte de fondos de parte del gobierno nacional, él se ofreció de vocero de sus reclamos. También les prometió abrir el gabinete para hombres del peronismo de la provincia.

El lunes siguiente, en Villa Gesell, reunió a 30 jefes comunales del interior, incluyendo los radicales y vecinalistas. Después estuvo una semana en Italia, donde se trató una afección en la prótesis del brazo derecho. Desde allí monitoreó los pasos de su gobierno, imaginó una salida a las críticas por su rol al frente del PJ y se preocupó por el rojo de la provincia.

MARTES, OLIVOS. En la reunión en la quinta presidencial, Scioli le expuso a Kirchner su idea para mantenerse al frente del PJ y bajar el tono de las críticas: propondría una mesa de no más de cinco integrantes como una especie de órgano normalizador. Allí debería haber algún gobernador exitoso (el salteño Juan Manuel Urtubey o el chaqueño Jorge Capitanich), alguien del movimiento obrero (¿Hugo Moyano?), algún diputado o senador (¿José Pampuro?) y alguna otra figura.

Néstor le mostró a Scioli una encuesta que marca un descenso de Francisco de Narváez. Y leyeron con estusiasmo la ruptura entre Elisa Carrió y Margarita Stolbizer. "La oposición está fragmentada", le dijo. También le comentó que analistas internacionales dicen que la Argentina está preparada para empezar la curva ascendente después del golpe de la crisis internacional. "Este año empezamos a mejorar, el año que viene crecemos un 4% y el 2011 el 6 por ciento. Si no nos mandamos ninguna macana, revertimos los resultados. Solo perdimos por dos puntos", repitió.

Apenas regresó de Europa, terminó de hilvanar los cambios de su gabinete sino que se reunió con sus ministros y les pidió un esfuerzo para bajar los gastos.

Algunos economistas advierten que el déficit supera los 3.000 millones y que sólo el auxilio financiero de la Nación les evitará la emisión de patacones u otra cuasi moneda. De esa manera también se explica la dependencia política de Scioli de los Kirchner. Es política, porque es económica.

LA MESA DE ENLACE FESTEJÓ, CON REPAROS, LA VISITA DEL GOBERNADOR. Después de la reunión que mantuvo ayer con el gobernador bonaerense, la Mesa de Enlace se deshizo en elogios hacia Daniel Scioli. "Nos ha honrado con su presencia", declaró el titular de la Sociedad Rural (SRA), Hugo Biolcati, y catalogó de "auspicioso" el acercamiento con el mandatario. A pesar de haber festejado su visita a la exposición rural, el dirigente agrario se encargó de remarcar que no hay que "olvidar" la posición que el ex motonauta tuvo durante el conflicto del campo. "Es novedoso que venga. Pero la gente recuerda las expresiones de alineamiento, incomprensión e intolerancia hacia el sector agropecuario, inclusive de su provincia", apuntó.

Si bien el miércoles pasado, cuando se reunió con la Mesa de Enlace provincial, Scioli ya había enviado una señal de diálogo, su llegada el predio de Palermo, junto al senador José Pampuro, causó sorpresa entre la dirigencia agropecuaria. Sobre todo, después de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner faltara a la inauguración de la exposición.

En ese sentido, Biolcati definió la visita de Scioli y Pampuro como "un signo importante" para el sector agrario. Luego manifestó: "El gobernador de la provincia de Buenos Aires y presidente del Partido Justicialista nos ha honrado con su presencia".

Minutos antes, el presidente de la SRA y el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, habían mantenido una reunión a puertas cerradas con los dos funcionarios kirchneristas, donde se trató la cuestión de las retenciones.

"En el marco del diálogo con las autoridades de las entidades, hemos tenido la oportunidad de repasar los avances en la reunión con la Mesa de Enlace provincial, en especial por la sequía y los sectores carne y leche", señaló Scioli luego del encuentro. Además, aseguró que tiene "renovadas expectativas de confianza" en encontrar soluciones a las situaciones que enfrentan las campañas de trigo y maíz, y la falta de rentabilidad ganadera y del tambo, a pesar de la "severacrisis financiera internacional que persiste".

PAMPURO: "SE PUEDE AVANZAR". Más que sus palabras fue su presencia la que causó sorpresa entre los anfitriones de la Exposición Rural. El vicepresidente segundo del Senado, José Pampuro, acompañó al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, al predio de Palermo, se reunió con dirigentes de la Mesa de Enlace y abogó para que "se pueda ir avanzando en soluciones para el agro nacional".

Después del encuentro con el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati; el titular de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías; y Daniel Scioli; el senador justicialista definió como "altamente positiva" la reanudación del diálogo con los referentes del sector agropecuario nacional "en el ámbito de las dos cámaras legislativas para avanzar en las soluciones y en la asistencia que requiere el sector agropecuario en su conjunto".

Por su parte, Biolcati agradeció la presencia de Pampuro en la 123º Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria, luego de recorrer las instalaciones junto al gobernador bonaerense y su equipo de trabajo.

Comentá la nota