"Kirchner ya perdió, y ahora tendrá que sentarse a dialogar"

El que habló fue Macri

El primer candidato a diputado nacional por Unión-PRO en la provincia de Buenos Aires Francisco De Narváez, caminó el miercoles por el centro nicoleño sin hacer declaraciones a los medios locales. El que sí se prestó al diálogo fue Mauricio Macri, quien también visitó la ciudad en horas decisivas de la campaña rumbo a las elecciones legislativas de este domingo. "Por lo único que está luchando Kirchner es por una victoria en la provincia, donde tampoco va a ganar", disparó Macri.

Aunque los organizadores locales habían comunicado que la visita de De Narváez incluiría una conferencia de prensa para los medios locales, el primer candidato a diputado nacional por Unión-PRO en la provincia de Buenos Aires, se fue ayer de la ciudad sin hacer declaraciones. El empresario estuvo acompañado por su aliado político Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien sí se prestó al diálogo con el periodismo.

La cita era en la peatonal. Desde apenas pasadas las 12.30, ya fue conformándose un grupo cada vez más nutrido, a la espera de los visitantes. Cierto es que buena parte de ese grupo estuvo compuesto por curiosos y hasta incluso "cholulos", ávidos de fotografiarse con figuras de tamaña exposición mediática. Pero también hay que decir que entre esa misma gente, quedaron mezclados referentes políticos y candidatos vinculados a la Unión-PRO: tanto de la lista que encabeza Ignacio Mateucci como de la malograda nómina que integraba Pablo del Litto.

De Narváez y Macri fueron puntuales: a las 13.05 llegaron juntos a la esquina de Sarmiento y Mitre. De inmediato, el candidato a diputado nacional fue arrebatado por estudiantes secundarias. Las pequeñas cámaras digitales y las de los celulares tuvieron entonces más acceso al candidato que las lentes profesionales del periodismo, que incluso habían llegado desde la Capital Federal.

Desde ese momento, y durante los casi 70 minutos que duró la visita, la respuesta de De Narváez, fue invariable: "No voy a hacer declaraciones". Incluso hubo cierta tensión entre los periodistas locales, que intentaban hacer su trabajo y algunos allegados al empresario candidato.

Macri también fue acaparado por el grupo de curiosos y también se paseó firmando autógrafos, lo cual es entendible en una visita de campaña con el formato de "recorrida". Sin embargo, el Jefe de Gobierno porteño se reservó unos minutos para los medios locales.

Conducido por Ismael Passaglia a una mesa dispuesta en el bar "El Poeta", el referente del PRO brindó allí una breve conferencia de prensa.

Macri sí habló

El Jefe de Gobierno porteño e integrante de Unión-PRO, se mostró confiado respecto del resultado de las inminentes elecciones y opinó que "Francisco (De Narváez) está haciendo una gran campaña".

"La gente se cansó del kirchnerismo. No le cree más a Kirchner ni a su mujer, y quiere otra forma de hacer política: sin confrontar, sin agredir; sin enojos y con propuestas. Y eso es justamente lo que representa el PRO", comentó Macri.

Devolviendo al oficialismo la acusación de que Unión-PRO representa lo peor de las políticas neoliberales aplicadas en los ’90, el Jefe de Gobierno porteño recordó que "era Kirchner quien se sacaba fotos con Menem, diciendo desde su provincia, que Menem era el mejor presidente de la historia, y apoyando la privatización de YPF".

Macri afirmó además, que el PRO tendrá su candidato presidencial en 2011, pero dijo que todavía no hay nombres. En este sentido, adelantó que intentarán llevar adelante un estilo de gobierno caracterizado por "no confrontar y llevarnos bien con el mundo, para que el mundo vuelva a creer en nosotros, para que las fábricas confíen en nosotros, se instalen en la Argentina y abran fuentes de trabajo".

Macri también imaginó cómo quedará configurado el escenario político luego de las elecciones: "Kirchner ya perdió, porque va a sacar muchísimos menos votos que hace 18 meses. Por lo único que está luchando, es por una victoria en la provincia, donde tampoco va a ganar. Por eso tendrá que sentarse a dialogar con nosotros. Y va a encontrar en nosotros, gente que va a querer colaborar para que terminen su mandato. Pero no vamos a co-gobernar con ellos ni participaremos de los zafarranchos que hacen cuando gobiernan".

Por último, el aliado de De Narváez se refirió a la estatización de empresas y servicios, en especial a la de Aerolíneas Argentinas. "Lo que hicieron con Aerolíneas, es un disparate. Pagaron los 3 mil millones de deuda de una empresa privada, y ahora estamos poniendo 5 millones de pesos por día. Con esa plata podríamos estar construyendo un centro de salud por día. Con lo que pierde Aerolíneas en un año, podríamos resolver todos los problemas de la educación pública de todo el país. Me parece que esto es un negocio trasnochado de Jaime, De Vido y Kirchner".

Después de tener la deferencia de charlar con los medios locales, Macri volvió a juntarse con De Narváez, para caminar por calle Mitre. EL NORTE volvió a proponer el diálogo al candidato. Invariable: "No voy a hacer declaraciones"

Comentá la nota