Kirchner se opuso y no salió la rebaja de retenciones a la soja

El ex presidente impuso su criterio en un debate interno. Fuentes oficiales dicen que influyeron más las razones políticas que las técnicas. Así se evitó una concesión a los sectores que enfrentaron al Gobierno. Sólo hubo rebajas en trigo y maíz.
Con la ausencia notoria de los representantes de la Mesa de Enlace, que no fueron invitados, la presidenta Cristina Kirchner anunció ayer en Olivos un paquete de medidas destinado a incentivar la producción agropecuaria. Pero -por influencia del ex presidente Néstor Kirchner- los anuncios no incluyeron la eperada rebaja de las retenciones a la soja. Esto generó críticas de los productores hacia el Gobierno.

Con los jardines de la residencia como fondo, Cristina confirmó una rebaja de 5 puntos en las retenciones al trigo y al maíz, y lanzó medidas que benefician a las economías regionales como la disminución del 50 por ciento de las retenciones a las exportaciones de frutas y hortalizas.

Además de la soja, el girasol también quedó afuera de los incentivos. La baja para las retenciones a las exportaciones de estas oleaginosas es el dato más esperado por los ruralistas enfrentados al Gobierno desde la famosa resolución 125. Si bien la medida estaba en estudio y se mencionaba una posible rebaja de 5 puntos, trascendió que Néstor Kirchner no quiso hacer estas concesiones al sector. Aunque también hubo argumentos técnicos: según fuentes del Gobierno, el secretario de Agricultura Carlos Cheppi recordó que en los últimos meses la siembra de soja creció 20%, con lo cual una rebaja en las retenciones promovería un nivel aún mayor de "sojización".

La "línea dura" quedó expresada por Kirchner y su escudero mayor, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Este sector se impuso así al elenco oficial que tímidamente, sin sacar nunca los pies del plato, alentaba una señal más conciliadora para el campo. En esta línea se menciona al jefe de Gabinete, Sergio Massa, y también al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien había prometido a los dirigentes rurales interceder ante el Gobierno por sus reclamos.

Desde la Unión Cívica Radical, su titular, Gerardo Morales, calificó los anuncios presidenciales como "una puesta en escena" y los consideró "insuficientes y aplicados desde el rencor". En el Congreso, algunos diputados opositores como Christina Gribaudo (PRO), Adrián Pérez (Coalición Cívica) y Claudio Lozano (Proyecto Sur) con distintos argumentos cuestionaron las medidas.

Según la visión que expresó el Gobierno se trata de incentivar los cultivos de maíz y trigo que han caído en desmedro del avance de la soja. Pero la Presidenta fue muy cuidadosa ayer y evitó confrontar como pasó otras veces con menciones al "yuyo" malo o la denostada "sojización".

Los dirigentes del campo no tenían demasiadas expectativas y la exclusión de la soja de los beneficios mantiene la tensa relación con el Gobierno. Como era de esperar, la Mesa de Enlace reaccionó con críticas y hasta hubo algunos cortes de ruta en el interior.

Cristina asumió el protagonismo de los anuncios, enmarcados en la batería de medidas de las últimas semanas destinadas a mantener el nivel de actividad y consumo frente al crítico panorama mundial. En la mesa principal estuvieron Massa y los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de la Producción, Débora Giorgi, y de Trabajo, Carlos Tomada. En primera fila se sentaron entre otros el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, el titular de la ONCAA, Ricardo Echegaray, Guillermo Moreno y el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Cristina dijo que los descuentos en las retenciones para el trigo y el maíz se efectivizarán hoy. Confirmó los programas de largo plazo "Trigo Plus" y "Maíz Plus", y anunció la construcción de cinco feedlots para evitar que se sacrifiquen terneros Holando-Argentina por sus bajos precios.

La reducción a la mitad de las retenciones a las exportaciones de frutas frescas y hortalizas fue una de las novedades más importantes.Cristina destacó el acuerdo para establecer la jornada de 48 horas de los peones rurales. En el final tuvo tiempo para anunciar el otorgamiento de una suma fija a beneficiarios de planes sociales y a los trabajadores que cobran el salario mínimo.

Comentá la nota