Los Kirchner se niegan a llamar a sesiones extraordinarias

Hasta legisladores del oficialismo creen que es la única salida a la crisis.
No habrá por ahora llamado presidencial convocando a sesiones extraordinarias en el Congreso. El sector más ultra del Gobierno imponía anoche su posición sobre el grupo de oficialistas que están convencidos que los legisladores destrabarían la crisis desatada por los decretos presidenciales que buscaron determinar el destino de parte de las reservas del Banco Central y, también, de la suerte de su aún presidente, Martín Redrado.

"No hay nada. No vamos a convocar al Congreso. El que dice lo contrario, miente", aseguró a Clarín un ministro que pasa varias horas al día con Néstor Kirchner.

En sentido contrario, aunque siendo lo suficientemente ambiguo, el jefe del bloque K en Diputados, Agustín Rossi, dijo que "como bloque parlamentario, estoy dispuesto a tratarlo cuando sea, si es en febrero, en febrero, si es en marzo, es en marzo. A mí me da lo mismo, no creo que la convocatoria a sesiones extraordinarias sea un condicionamiento excluyente para resolver la situación".

Aunque jamás lo van a admitir, tanto Rossi como el jefe de bloque oficialista en el Senado, Miguel Pichetto, creen que el Gobierno debe arriesgarse buscando una salida a la crisis a través del Congreso. Eso le plantearon el martes pasado al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y al secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, durante una reunión que mantuvieron con ellos en la Casa Rosada, y de la que participó también el senador José Pampuro. Este último legislador, un dialoguista nato, había hablado sobre el tema con varios colegas del PJ rebelde, como la puntana Liliana Negre de Alonso, y también con senadores radicales, como Gerardo Morales. Desde esos dos sectores le hicieron saber que votarían a favor de remover a Redrado del BCRA, siempre que la Presidenta acepte que el Congreso trate la validez del decreto que creó el Fondo del Bicentenario.

Según pudo saber Clarín, la presidenta Cristina Kirchner se informó del tema durante una charla que mantuvo con un legislador afín. No dio ninguna respuesta concreta. Eso pasó antes que Elisa Carrió se enterara del tema y denunciara un "pacto" entre la UCR y el PJ. Si le preguntan ahora, ella dice que no es un obstáculo para que finalmente esa negociación se materialice en el Congreso: "Tienen los votos, es así".

Anoche, en la Casa Rosada descartaban llamar a extraordinarias. E insistían con acusar a la jueza María José Sarmiento de actuar bajo presión de la oposición. "Vamos a revisar su trabajo. Es inadmisible lo que hizo", adelantó un ministro que repite lo que escucha de boca de Kirchner. ¿Eso quiere decir que podrían denunciarla en el Consejo de la Magistratura. Es probable, contestó el funcionario.

Comentá la nota