Kirchner negó una devaluación

"Estamos locos si hacemos eso", dijo cuando le preguntaron sobre el tema.
"No, estamos locos si hacemos eso", fue la escueta respuesta de Néstor Kirchner, ayer en Avellaneda, cuando se lo consultó sobre una devaluación del peso luego de las elecciones del 28 de junio.

Parco en las respuestas, pero de buen humor con los periodistas, el ex presidente procuró despejar versiones sobre una devaluación a mayor escala (un reclamo que se escucha desde sectores de la Unión Industrial) si bien es un hecho que el Banco Central va concretando mini devaluaciones a un ritmo casi semanal.

Kirchner pasó toda la tarde de ayer en Avellaneda. Arrancó a las 14 en la zona céntrica, con la inauguración de una escuela, una plaza, un centro de odontología y un paso a bajo nivel. Todo, a dos cuadras de la cancha de Racing y a metros del Hospital Fiorito. Kirchner hasta saltó del escenario, montado en la escuela, para mezclarse con la gente. Atrás, un grupo de médicos residentes del Fiorito reclamaban con cartulinas un 11% de aumento.

Luego se subió a su combi hacia Villa Corina, uno de los barrios más pobres de Avellaneda y de todo el conurbano. En la esquina de Los Pozos y Suipacha arrancó con una caminata de dos horas, acompañado por el intendente Baldomero Alvarez de Oliveira y el jefe de la SIDE, Héctor Icazuriaga.

Comentá la nota