Kirchner y De Narváez buscan evitar que se les escurran los votos

Kirchner y De Narváez buscan evitar que se les escurran los votos
De la mano del PJ, Néstor promete subsidios y planes sociales. También usa la Anses. Están tarifadas las trampas en el cuarto oscuro. El Colorado giró a la izquierda y ya no es privatista. Pero eso puede complicarlo ante su propia clientela.
Néstor Kirchner cerrará hoy su campaña con un acto en el Mercado Central, en La Matanza, el distrito más populoso del país. El evento había sido pensado primero como una movilización espectacular que reuniría a cien mil militantes. Pero el temor a posibles desbandes terminó por convencer a la Quinta de Olivos de hacer finalmente algo más pequeño y escenográfico, bien preparado para la televisión: habrá sólo unas 13 mil personas. Algunas estarán prolijamente sentadas en la parte de adelante y otras se ubicarán en plateas laterales y traseras. Este cierre de campaña, algo conservador, se contrapone con las acciones políticas que el kirchnerismo lleva adelante en las localidades más importantes del conurbano bonaerense, donde espera sacar la ventaja de votos necesaria para vencer al peronismo disidente de Francisco de Narváez.

En esos distritos, el despliegue de medios para movilizar el aparato es apabullante, según relataron a Crítica de la Argentina varios intendentes, punteros y dirigentes de organizaciones sociales que hacen trabajo de base en los barrios, por lo que tienen trato constante con los punteros del peronismo.

El aparato del PJ tiene la orden de buscar los votos "casa por casa", como repite el propio Kirchner en sus discursos. El mecanismo utilizado es el mismo que el que se mueve para las internas partidarias: miles y miles de remises, colectivos y viandas ya está preparados para la movilización hacia las urnas. Al contrario de otras veces, la organización no sólo está a cargo de los municipios sino también del PAMI y de la ANSES a través de su estrecha relación con los dirigentes de los centros de jubilados (ver página 4). El vicegobernador de Buenos Aires y jefe político de La Matanza, Alberto Balestrini, justificó el accionar: "Sólo tratamos de ayudar a que la gente se acerque a los centros de votación. No todos tienen auto o medios para movilizarse en pleno invierno. No hay ninguna intencionalidad partidaria". El intendente de Hurlingham, Luis Acuña, opinó en el mismo sentido: "En mi distrito sólo movilizaremos 200 vehículos fundamentalmente dirigidos a jubilados o a gente que nos diga que tiene dificultades para desplazarse".

Pero no todas son buenas intenciones. Claudio Assef, candidata de Unión PRO en Moreno, denunció ante este diario que esta semana se entregaron 12 mil documentos de identidad en diferentes unidades básicas del PJ oficial: "Esta entrega no se propagandizó públicamente. Sólo se manejó a través de punteros".

Según contaron varios dirigentes de base, las "trampas electorales" están tarifadas:

• En Merlo, José C. Paz, Lomas de Zamora, los opositores denunciaron que punteros que se identificaron con el PJ ofrecen $20 a quienes se presten a la maniobra conocida como "voto cadena".

• Además, contaron que otros dirigentes ofrecen $1 por cada boleta robada a la oposición.

• Dirigentes sociales dijeron también que los fiscales del oficialismo cobrarán $150 por su día de trabajo. Es el mismo valor mensual que alcanza un plan Jefas y Jefes.

Comentá la nota