Los Kirchner y los Medios

Kirschbaum (Clarín), Saguier (La Nación), González (Noticias), Capalbo (Crítica), Correas (Diario UNO) opinan por primera vez sobre la nueva ley de Medios. Ante El Cronista Weekend, los editores de los principales medios gráficos del país cuestionan la concepción autoritaria de los Kirchner sobre el rol de la prensa en una sociedad democrática.
A casi dos meses de que el Congreso sancionara la polémica ley de Medios, los editores de los principales medios gráficos del país opinan sobre los peligros que encierra la nueva normativa para el periodismo independiente. La conclusión es casi unánime: lejos de tratarse de un paso adelante en la democratización de la información como pregona públicamente el Gobierno, los periodistas coinciden en que la nueva ley K busca convertirse en un instrumento de presión para acallar las voces críticas.

"El periodismo

independiente está bajo presión"

Ricardo Kirschbaum

(Editor General de Clarín)

1- La libertad de prensa está en peligro porque el Gobierno tienen una concepción autoritaria del papel del periodismo en una sociedad democrática. Un simple repaso de las declaraciones de la Presidenta y de su esposo sobre el papel de los medios y la función de los periodistas ilustra el pensamiento oficial sobre la cuestión. Y una mirada sobre los medios oficialistas, que son muchos ya, confirma que para los Kirchner la propaganda antecede a la información. Cuando el periodismo es fustigado por ejercer la crítica y la opinión es, poco menos, condenada por el simple hecho de ser sostenida por personas que no comulgan con el credo oficial, la libertad de prensa comienza a estar en discusión. El periodismo independiente, es decir aquel que se ejerce sin condicionamientos del poder (sean éstos políticos, ideológicos y, sobre todo, económicos) está bajo presión en la Argentina. Se está cerrado el círculo: control y desguace de los medios audiovisuales, prohibición de cadenas nacionales, control de la provisión de papel de diario y posible aumento del arancel a la importación de papel. Éstos, entre otros, son los pasos que está dando el Gobierno para sofocar a la prensa que no quiere subordinarse.

2- La ley de Medios no favorece el acceso a la libre información. Y no la favorece porque la fuente inspiradora de esta ley pone -y puso- continuos obstáculos para el acceso a la información. La historia de la relación del oficialismo con la prensa y el periodismo explica por sí misma las razones de esta política de escamoteo al periodismo.

3- Recomendaría que cambie de asesores. Necesita personas con experiencia real -y no llena de prejuicios ideológicos- en los medios. Precisa personas que la ayuden a resolver una relación que, en todo el mundo, es compleja y tensa pero que requiere de convicción democrática para hacerla. En segundo lugar, debe en serio convertir a los medios gubernamentales, llenos de profesionales probos que muchas veces son postergados por los alcahuetes del poder, en medios estatales y encarar una reforma para darles mayor autonomía política y autarquía financiera. En tercer lugar, que tenga en cuenta que la mejor ley para la prensa es que no exista una ley de prensa.

La libertad de prensa está en

peligro"

Fernán Saguier

(Subdirector de La Nación)

1- Durante gran parte del gobierno de los Kirchner hubo agresiones y presiones sobre la prensa, pero hubo libertad de prensa. El riesgo ha surgido en los últimos meses cuando se pasó de la agresión de las palabras y de algunas arbitrariedades (como la distribución de la publicidad estatal) a hechos que podrían mutilar seriamente la libertad de prensa. Se legisló sobre los medios audiovisuales con una tendencia clara al control gubernamental sobre los contenidos de los medios; se persigue el control estatal de la producción nacional de papel para diarios, hoy en manos de medios independientes, y aliados sindicales del gobierno afectan recurrentemente la libre circulación de los dos principales diarios argentinos. Si tomamos el presente como pronóstico del futuro, la respuesta debe ser que, en efecto, la libertad de prensa está en peligro en la Argentina.

2- No existe una ley propicia para la libre información arrancada al Congreso en menos de dos meses, con el voto en contra de casi toda la oposición política y desconociendo totalmente la opinión de los medios afectados. La ley promueve una mayor injerencia del Estado en el contenido, control y sanción de los medios de comunicación audiovisuales. Quizás era necesaria una nueva ley que regulara la radio y la televisión, pero una ley nueva exigía como condición que el espíritu de su redacción fuera el perfeccionamiento de esa actividad y no la persecución de los medios actuales. Es probable que el actual sistema tenga muchos defectos, pero la información no será más libre si la nueva norma no contempla el consenso político, si no tiene en cuenta la opinión de quienes expresan hoy a los medios y, sobre todo, si no respeta derechos y garantías protegidos por la Constitución. Ninguno de esos requisitos se han cumplido en el caso de la nueva ley de medios audiovisuales.

3- La primera de ellas es hacer lo que nunca se hizo en seis años (salvo en dos excepciones muy condicionadas): que los funcionarios, desde la propia presidenta de la Nación, den conferencias de prensa frecuentes. La segunda es que los periodistas, no importa cómo piensen ni en qué medios trabajen, puedan acceder a la información del Gobierno y tengan la posibilidad de chequear la información con los funcionarios de cualquier nivel, una necesidad periodística que ha sido desconocida sistemáticamente por el gobierno kirchnerista. La tercera es la más difícil: que el Gobierno se convenza de que los problemas existen y de que la realidad no es una creación ficcional de una prensa perversa. Si la presidenta Kirchner aceptara como propia esta última medida dejaría de culpar al periodismo de todos los males, porque así no se soluciona ninguno de los problemas que realmente existen.

La nueva ley K es hegemónica e

intervencionista"

Daniel Capalbo (Director de Crítica de la Argentina)

1- Siempre está en peligro la libertad de prensa en tanto son las empresas periodísticas quienes marcan (siempre) los márgenes de independencia de los periodistas. Desde la restauración democrática en 1983, la prensa en la Argentina tuvo un desarrollo importante, pero también desde ese año, de uno u otro modo, los gobiernos de turno intentaron tener prensa adicta, y también hubo ensayos de control informativo. La ley de Radiodifusión de la dictadura no fue modificada hasta la ley de Medios K, más por las presiones de las propias empresas que por deseo de los gobiernos. Las empresas lograron a fuerza de presión y lobby una poderosa concentración de medios, absolutamente inadecuada para un estado de derecho. Ahora, la nueva ley K es directamente hegemónica e intervencionista, más allá de que en la superficie lo que intenta es acabar con el monopolio del Grupo Clarín. Creo que avanza claramente sobre lo que busca: el control informativo. Por lo tanto, no soy muy optimista sobre el futuro de la libertad de prensa si depende de esta ley.

2- Lo perjudica, está orientada, como dije, al control oficial de los medios de comunicación social. De todos, lo perjudica porque la vocación de la ley es hegemónica.

3- Una podría ser que escuche más y viva menos pendiente de su imagen pública. Que no abuse de sus participaciones televisivas tal como están concebidas: un auto panegírico muy producido (con muchos funcionarios y como diez mil extras); la otra medida sería que no mientan más. Juraron que Antonini Wilson no había estado en la Casa Rosada invitado por ellos, y allí están ahora los videos que prueban lo contrario. Mintieron y no aceptan el error. En definitiva, para mejorar la relación con la prensa sería útil que el Gobierno no tome a los periodistas por tarados o de enemigos. Eso antes que nada. Y luego que abran el juego a todos los medios, aunque aquí se presenta una dificultad: ¿podrá este Gobierno darse el lujo de ser transparente?

Seguirá habiendo presiones entre el Gobierno y algunos medios"

Gustavo González (Jefe de Redacción de Noticias)

1- No, la sociedad argentina tiene los anticuerpos necesarios que le dio su pasado reciente para no dejar que eso suceda. Lo que sí puede seguir pasando es lo que pasó hasta ahora, que haya tensiones y presiones entre los distintos gobiernos y algunos medios. Por ejemplo, en el caso de la revista Noticias, tiene prohibido su ingreso a la Casa Rosada, nunca recibió un peso de publicidad oficial y los funcionarios tienen prohibido respondernos en on the record.

2- La eficiencia de una ley como la de Medios, de más de 160 artículos, dependerá seguramente de la buena o mala aplicación que se haga de ella.

3- Una persona que no dialogue ni conteste preguntas, es de por sí sospechosa. Pero si esa persona es funcionaria y, más aún, si es Presidenta de una Nación, que mantenga ese hábito termina siendo inevitablemente negativo para su imagen. La Presidenta quizás se subestime, o sigue recomendaciones de colaboradores que la subestiman, pero Cristina Fernández tiene el talento necesario para contestar entrevistas y salir relativamente airosa. En todo caso, no hacerlo no es una opción para el máximo empleado público del país. En cuanto a Noticias en particular, claro, le recomendaría o le pediría respetuosamente, que nos trate como a un medio de comunicación más, sin discriminaciones ideológicas ni económicas. No creo que a ella en lo personal esto le vaya a traer algún beneficio, pero sí será bueno como mensaje institucional de un mandatario democrático.

Hay un inédito ataque del poder político a los

medios"

Jaime Correas

(Director de Diario UNO)

1- Sí, porque hay un inédito ataque del poder político gubernamental a los medios y a los periodistas. Todo nace de un diagnóstico erróneo, propio de los regímenes autoritarios, que consiste en creer que la realidad se puede crear desde los medios y que a un gobierno le va mal no por sus deficiencias, sino por lo que se publica. El kirchnerismo actúa en el Gobierno con una lógica opositora. Quien ocupa el Estado debe tender a formar consensos y a ser árbitro de los conflictos en el seno de la sociedad. En los principales enfrentamientos (conflicto del campo, ley de medios) el Gobierno ha invertido esa lógica y ha participado como uno de los antagonistas, con lo cual ha dejado vacante el papel del árbitro o, lo que es peor, lo ha ocupado siendo además parte del conflicto.

2-La perjudica, porque contra lo que propugna, en la práctica no contribuye a mejorar el principal valor de los medios en la Argentina que es la diversidad mediática.

3- Debería leer con detenimiento las pocas páginas que Alexis de Tocqueville dedica al tema en La democracia en América e imbuirse no sólo de las ideas sino del espíritu de tolerancia y voluntad de comprensión que allí se respira. Empezar un diálogo abierto con todos los medios a través de los mecanismos que usan las democracias, como conferencias de prensa, sin invalidar las preguntas de los periodistas acusándolos de pertenecer a tal o cual medio. No prestar tanta atención a lo que se publica ni atribuirle siempre una conspiración detrás. z we

Paso a paso, la ofensiva oficial contra la Prensa

01/04/2008

A 21 días del paro del campo, la presidenta Cristina Kirchner sostiene en un acto en Plaza de Mayo: "Nunca había visto en tan corto tiempo tantos ataques a un gobierno surgido del voto popular, tantas ofensas, tantos insultos". También se refiere a una caricatura de Hermenegildo Sábat publicada en Clarín -que la muestra con una venda en la boca- y la califica de mensaje "cuasi mafioso". El Foro de Periodismo Argentino (Fopea) rechaza sus declaraciones.

05/06/2008

En una reunión de la militancia K que no estaba planeada para periodistas, trascienden duras declaraciones de Néstor Kirchner contra el campo, entre las que define a las entidades agrarias como la "oligarquía". "Tienen otros fierros, los fierros mediáticos, como decimos nosotros, que están de su lado. Nosotros somos patoteros. Ellos son democráticos. Por eso, también vamos a democratizar los medios. Vamos a terminar con los monopolios".

30/12/2008

La sala de periodistas de la Casa Rosada recibe por primera vez y por sorpresa la visita de la Presidenta. En una charla de 10 minutos con los periodistas, Cristina pide un "trato igualitario" de la prensa al oficialismo y a la oposición. "No quiero que me traten peor, ni mejor que a la oposición, sólo igual que a los opositores, porque a nosotros nos cuestionan todo y a los opositores no", afirma.

09/03/2009

"¿Qué te pasa Clarín? ¿Estás nervioso?". Con esa frase, un desencajado Néstor Kirchner incurre en un nuevo ataque contra el Grupo Clarín, tras la derrota del kirchnerismo en Catamarca. "La verdad es que escuchando a un medio, el gran diario argentino, Clarín, ¿qué te pasa, Clarín? y decía que nosotros habíamos sufrido una fuerte derrota en Catamarca. Nosotros no lucramos Clarín, no estamos en el negocio de la política, estamos transformando a la Patria".

18/03/2009

Cristina presenta el proyecto de ley de Medios en un acto en La Plata. "Necesitamos un nuevo soporte legal para este nuevo sistema de comunicación. Y que sea garantía de que todo el mundo pueda expresarse y que todos puedan acceder a la comunicación. Y para que cada ciudadano pueda formar su propia opinión sin que nadie le diga desde una radio o un diario que es lo que debe pensar", sostiene. La propuesta preveía 90 días de debate en foros regionales.

15/08/2009

Mientras el Gobierno acelera el debate de la ley de medios, Cristina lanza nuevas acusaciones contra el periodismo. Durante un acto oficial, la Presidenta habla de "fusilamientos mediáticos". "Eso es parte de la historia del siglo XIX y XX. Tal vez ya no se repitan esos fusilamientos. Tal vez surgieron otro tipo de fusilamientos: los fusilamientos mediáticos", afirma, refiriéndose al fusilamiento de Manuel Dorrego.

10/09/2009

Con más de 100 inspectores, la AFIP monta un operativo impositivo e irrumpe en la sede del Grupo Clarín. El mismo día, el titular del organismo, Ricardo Echergaray, asegura en una carta que no fue él quien encargó la inspección. El vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, afirma que, en medio de la discusión por la nueva ley de radiodifusión que tiene lugar en el Congreso, el operativo "parece una actitud intimidatoria".

10/10/2009

Luego de casi 20 horas de debate, el Senado sanciona la ley de Medios, sin cambios, con 44 votos a favor y 24 en contra. "Nos propusimos llevar adelante una propuesta transformadora y lo logramos. Tarea cumplida", declara el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Con la ley, se aprueba el artículo 161, que obliga a las empresas de radio y televisión por cable y por aire a desprenderse de las licencias que superen el límite establecido por la nueva norma en el plazo de un año.

03/11/2009

Liderados por Pablo Moyano, casi 300 integrantes del gremio de camioneros bloquean la salida y distribución de Clarín y La Nación, retrasando el reparto de los diarios. El sindicato reclama que 1300 conductores y auxiliares de cooperativas de distribución pasen al convenio colectivo de trabajo de los camioneros. La Asociación de Editores de Diarios de la Ciudad de Buenos Aires (AEDBA) expresa su "más enérgico repudio" al bloqueo.

11/11/2009

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicita al Congreso que se renovará el 10 de diciembre la revisión de la ya aprobada ley de Medios. En su 65° Asamblea General en Buenos Aires, el organismo expresa su preocupación por la "virulencia registrada en las cuantiosas acciones dirigidas desde el Gobierno o sectores afines contra periodistas, directivos de medios y empresas editoras", que afectan el "normal desarrollo de la tarea periodística".

Comentá la nota