Kirchner lanzado

Néstor Kirchner dará pelea hasta el último día como dueño de casa de la Residencia Presidencial de Olivos y para eso le informa a cada uno de sus ilustres visitantes su deseo presidencial de 2011.
Así lo escucharon, entre otros, los intendentes de Florencio Varela, Julio Pereyra, de Berazategui, Juan José Mussi, de Lanús, Darío Díaz Pérez, de Tres de Febrero, Hugo Curto, de Merlo, Raúl Othacehe, y de San Fernando, Osvaldo Amieiro, a quienes les respondió personalmente por su mayor incertidumbre: la plata que falta llegar a los municipios por las obras públicas encaradas y en carpeta.

Como ha quedado demostrado, sin embargo, su figura ya no es tan requerida por los jefes comunales que, en la mayoría de los casos, han ganado en sus distritos a pesar que la dupla Kirchner – Daniel Scioli perdió en muchos casos.

[Nestor Kirchner-1903]

El ex presidente, quien hace quince días se presentó en Avellaneda para dialogar con los referentes de la zona Sur del Conurbano, intendentes y legisladores, no pudo hacer lo mismo en la región noroeste, donde no todos están dispuestos a escucharlo.

Quien iba a oficiar de anfitrión, Curto, todavía no sabe cuando y cómo vendrá, aunque para la ocasión habían reservado el teatro municipal ubicado a pocas cuadras de la Municipalidad. De los tradicionales asados, ni hablar, teniendo en cuenta la triste experiencia de sus colegas de la Tercera Sección Electoral, que habían preparado todo para la ocasión pero solo recibieron un discurso y una visita que, por uno de los diputados, fue considerada "casi de médico".

Días atrás, un intendente de la zona norte del Conurbano, que había hecho trascender su descontento, había preparado una aparición mediática para denunciar los "atrasos" en los envíos de fondos para las obras públicas comprometidas en su distrito. Mágicamente, a pocas horas de hacer público su descontento, desde el Ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido le llegó un llamado pidiéndole que no exteriorizara tal situación. "Sabemos que estás molesto y querés hablar, pero no te preocupes que mañana depositamos todo", le dijeron ante su sorpresa, que terminó de sorprenderlo cuando inmediatamente fue invitado para participar de una reunión en Olivos con el propio Kirchner.

En las cercanías de De Vido, sin embargo, saben que notado podrá cumplirse. "De cien pesos comprometidos, solo sesenta o setenta podrán llegar", dijo uno de sus hombres de confianza en el Conurbano, quien graficó que ni siquiera a Mario Ishii, el "cazador" de traidores pudieron remitirle el dinero prometido.

Ahora la historia será planteada entre "leales y traidores", tal cual lo reflejan quienes frecuentan Olivos. El problema para estos transmisores es que hay muchos más del último bando que del primero, para la mirada parcial kirchnerista.

Uno de los hombres que, a pesar de haber marcado sus diferencias es considerado casi como propio es Martín Sabbatella, a quien muchos quieren impulsar como la continuidad más progresista del modelo, en desmedro de Scioli, que para los kirchneristas de paladar duro ya pasó a formar parte del bando "de Duhalde y la Mesa de Enlace".

Su última iniciativa tendiente a cerrar los boliches a las cuatro de la madrugada y modificar las costumbres de los jóvenes que en muchos de los casos terminan casi al mediodía de la jornada siguiente, fue considerada por ese núcleo ultra K "un claro ejemplo de lo mucho que está dialogando con Duhalde", el impulsor de esta medida hace más de una década, cuando ocupaba el cargo que hoy ostenta Scioli.

Comentá la nota